Marcheineke Market, historia viva en el corazón de Berlín

Este antiguo mercado berlinés sufrió los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y sobrevivió como tal gracias al apoyo de los vecinos y comerciantes. Tras varias reconstrucciones se reformó definitivamente en 2007

J. S. | JEANNETTE VAN BREDA
- Publicidad -
El Paladar
El Paladar
El Paladar
El Paladar

El Marcheineke Market es uno de los lugares emblemáticos y simbólicos de la capital de Alemana Federal. Situado en  la calle Marheinekepl, 15 en el distrito de Bergmannkiez de Berlín es uno de los mercados típicos de barrio que ha subsistido al empuje de los grandes centros comerciales y las superficies de alimentación en la capital del Bundestag.
Hace más de cien años, el Ayuntamiento berlinés tuvo la idea de llegar a un acuerdo con el gobierno alemán para recuperar y reconstruir 11 mercados que pudieran abastecer de alimentos frescos a la capital tras la Segunda Guerra Mundial. El Marcheineke Market data de 1981 cuando se le conocía como Markthalle Numero XI, ubicado en el castizo barrio de Kreuzberg’s Bergmannkiez.
Sufrió bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial que afectaron a su estructura y, tras la Gran Guerra, el comercio y los puestos de alimentación volvieron a resurgir en su entorno y la comunidad de vecinos y convenció al Senado de la idoneidad de reconstruir este mercado.

Renovado en 2007
Tras varios años se aprobó el proyecto y volvió la actividad. En 1969 pasó a manos del Berliner Grossmarkt Gmbh, asociación que engloba los mercados municipales, y en 2003 se acometió un nuevo proyecto que concluyó con la última reforma de este espacio en 2007, que le convirtió en el mercado más moderno de Alemania, con dos entradas principales y varias laterales que dan acceso a los restaurantes, zonas de servicios exclusivas y centro de arte.
El Marcheineke Markthalle actual tiene una higiene impecable con ventanas luminosas en los laterales, áreas exclusivas, 55 puestos, una emisora de radio propia y una sala de exposiciones, además de un pequeño centro médico y un pequeño hotel. Desde comienzos del siglo actual recibe más de 13.000 personas cada día.

Higiene impecable
Los 55 puestos se sitúan en los laterales de un amplio pasillo central en el que destaca una escultura de hierro con un muñeco. En este local, de una sola planta, techo alto y accesos fáciles desde dos calles y una plaza que lo rodea, se pueden encontrar toda clase de verduras, hortalizas, vegetales, frutas, hierbas y flores. También varios puestos de carne y pescado, panadería y secciones especializadas en comida típica cocinada y ensaladas alemanas de todo tipo para llevar, especialidades berlinesas en charcutería y productos de la tierra, derivados del cerdo y biobuffetes especializados en comida biológica, muy de moda en la capital del Berlín reunificado.

Servicios médicos arte y cultura
Completan la excelente oferta de alimentación un espacio de Asia Snacks con comida y productos orientales; varias tiendas de cafés, té, infusiones, zumos frescos  y helados artesanales; gran selección de vinos y licores de diferentes regiones de Europa; tabacos y diferentes loterías y quinielas; un bar, varias cafeterías, restaurantes y un centro de cultura y arte, que le dan un toque vanguardista a este moderno centro de alimentación y comida casera para degustar en el propio mercado o llevar a casa.
Lo que hace particular a este céntrico mercado, aparte de su historia es la higiene de su estructura, suelos, puestos y servicios, igual que las formas y el cuidado de presentar los productos, una constante del carácter alemán que aquí se refleja con una limpieza absoluta y una apuesta por los productos de su gastronomía regional y delicatessen del cerdo en todas sus formas y las ricas ensaladas.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!