Actividades acuáticas. El 'paddle surf' es un deporte muy popular entre los veraneantes. Foto: Gerard Felip

Son muchas las alternativas que ofrece la isla a la hora de disfrutar de un verano bajo el sol mediterráneo. El escaparate de deportes de playa cada vez es más amplio y variado, abarcando un sinfín de posibilidades para todos los gustos. Familias, jóvenes, adultos o incluso parejas decididas a pasar un rato romántico, pueden encontrar las actividades que mejor se acoplen a su ritmo vacacional, entre la arena y el mar.

Fly board, un deporte para los más atrevidos.
Flyboard, un deporte para los más atrevidos.

Para los amantes de la adrenalina, volar propulsado por un motor que expulsa agua a presión gracias al flyboard puede ser una experiencia inolvidable. Estabilidad, paciencia y equilibrio, son los requisitos necesarios para dominar esta actividad tan placentera y novedosa, y surcar los mares de una forma diferente. Un divertido paseo por las distintas calas conduciendo una moto de agua, ganarle la batalla a las olas y sentir la velocidad detrás de una lancha motora practicando ski acuático, o disputarle el cielo a las gaviotas montado en un parasailing, son algunas de las diferentes actividades que Ibiza propone a sus visitantes más aventureros.

Las excursiones en kayak son perfectas para disfrutar de un fabuloso día en familia.
Las excursiones en kayak son perfectas para disfrutar de un fabuloso día en familia.

Si lo que se prefiere es una excursión relajada y disfrutar de las cristalinas aguas de una manera más tranquila con o sin niños, existen numerosas empresas que facilitan recorridos por diferentes lugares de la isla a bordo de kayaks. Para los románticos empedernidos y las parejas, se recomienda reservar la actividad en la zona del noreste de la isla y a última hora de la tarde, para disfrutar de una majestuosa puesta de sol en medio del mar.

deportes de adrenalina, velocidad o habilidad para los visitantes más atrevidos y aventureros

Practicar paddle surf es otra manera de divertirse en la playa. Este deporte de tan corta vida es uno de los favoritos por los residentes y turistas, pues permite la oportunidad de realizar ejercicio, disfrutar de las vistas y, por qué no decirlo, ponerse moreno al mismo tiempo. Si lo que se busca es alcanzar una desconexión completa, existe una opción muy novedosa que consiste en combinar la actividad con el yoga. Así, la jornada comienza con una breve pero intensa meditación manteniendo el equilibro sobre la tabla, para continuar con los ejercicios y estiramientos propios de esta herramienta de relajación. La fusión de la tranquilidad del mar con las maravillas del yoga facilitará abstraerse del ruido y de la rutina y disfrutar de unas auténticas y relajadas vacaciones de verano.

actividades acuáticas tranquilas y excursiones por la costa para los más tranquilos

El snorquel siempre es una buena opción para entrar en contacto con la flora y la fauna marina de la isla. Gafas, aletas y tubo para adentrarse en las profundidades del Mediterráneo y contemplar toda su belleza. Praderas de posidonia, diferentes variedades de peces, pulpos y cangrejos aguardan entre las aguas para dar la bienvenida a sus visitantes, siempre que se haga con respeto y cuidando el entorno entre brazada y brazada. Los más pequeños podrán aprender mientras descubren los tesoros ocultos entre las rocas, los erizos o, si tienen suerte, caballitos de mar. Además, siguiendo con las actividades infantiles, existen diferentes parques acuáticos hinchables ubicados sobre el mar donde los niños podrán saltar hasta agotarse en las colchonetas o deslizarse hasta el agua por un divertido tobogán. Una propuesta ideal para padres que necesiten un merecido descanso.

- Publicidad -