Una buena cocina para mejorar la calidad asistencial al paciente

Grupo Policlínica apuesta por la buena gastronomía en hospitales como valor añadido en sus servicios sanitarios en favor a la calidad asistencial.

gastronomía en hospitales
Una atención familiar adaptada a cada caso. fotos: GRUPO POLICLÍNICA

Con el convencimiento, contrastado y demostrado, de que una alimentación satisfactoria puede repercutir positivamente en el paciente, Grupo Policlínica sigue depurando día a día su servicio de cocina. Lo hace tanto para adaptarse a los gustos como a las necesidades, sin renunciar a ninguno de los beneficios que reporta una elección, manipulación y elaboración adecuada de los alimentos.

filosofía
de ‘Km 0’ basada en el abastecimiento de productos frescos de proveedores locales

El grupo hospitalario apostó ya en sus orígenes por no externalizar este necesario complemento de la calidad asistencial, básicamente porque así se garantiza que la alimentación queda incluida de forma eficaz y saludable en el proceso de atención sanitaria.

El servicio de cocina diaria implica la utilización de perecederos de temporada, en su momento óptimo de utilización y sin la necesidad de recurrir a conservantes. Pero también permite adaptarse de forma más flexible al paciente y/o sus requisitos específicos. Además, Grupo Policlínica practica la filosofía de ‘Km 0’ basada en el abastecimiento de productos frescos de proveedores locales: un hábito que asegura la máxima calidad, mientras contribuye al desarrollo socioeconómico de Ibiza y su sector agroalimentario.

Comida casera, nutritiva y adaptada al paciente

El servicio de cocina diaria está supervisado continuamente por dietistas profesionales del Grupo Policlínica.
El servicio de cocina diaria está supervisado continuamente por dietistas profesionales del Grupo Policlínica.

La figura de la dietista interna, en la actualidad ejercida por una doctora de Grupo Policlínica, se encarga no sólo de mantener una comunicación directa y fluida con el responsable de cocina, sino de supervisar continuamente los menús que se elaboran para garantizar que éstos sean caseros, nutritivos y adaptados.

Diariamente y en cada servicio se confeccionan dos ‘dietas basales’ sobre las que la persona ingresada puede elegir, si bien el centro dispone de 10 códigos determinados por cuestiones específicas como las intolerancias, las alergias o las necesidades alimenticias de cada caso.

Un adicional ‘código 11’ procura, si es necesario, dar respuesta a gustos específicos o bien adaptarse a costumbres alimenticias vinculadas a la religión y creencias de índole personal.

La informatización de las demandas contribuye notablemente a que no se produzcan errores y se mejore continuamente el servicio de cocina de manera profesionalizada.

Agilizar la recuperación satisfactoriamente

Grupo Policlínica se plantea la alimentación de sus pacientes como parte del tratamiento desde la certeza de que agiliza la recuperación y contribuye a que la estancia, sobre todo en el caso de las más largas, sea percibida como un proceso necesario, pero no necesariamente incómodo o insatisfactorio.

- Publicidad -