«Tener código infarto en Ibiza reduce la mortalidad a la mitad»

El doctor Antoni Serra destaca que Ibiza disfruta de instalaciones "de primer nivel" para pacientes cardiológicos y recuerda la importancia de la figura de Julián Vilás

Redacción
El doctor Antoni Serra en la sala de Hemodinámica cardiaca de Policlínica Nuestra Señora del Rosario.
El doctor Antoni Serra en la sala de Hemodinámica cardiaca de Policlínica Nuestra Señora del Rosario.

La 30 reunión anual de la sección de hemodinámica y cardiología intervencionista se celebró en Ibiza los pasados 9 y 10 de mayo. Este prestigioso encuentro lo organiza la Sociedad Española de Cardiología y cada año se celebra en una ciudad distinta. El doctor Antoni Serra, responsable de la unidad de Hemodinámica cardiaca de Policlínica, fue el anfitrión de dicho evento, que reunió a 400 hemodinamistas de toda España.

Serra lleva más de 30 años dedicándose a la cardiología intervencionista. Compagina su trabajo en Policlínica con la dirección de la misma área en la clínica Teknon y en el hospital San Pau de Barcelona.

El doctor ha participado en la reunión organizada en Ibiza.
El doctor ha participado en la reunión organizada en Ibiza.
  • Hace 18 años fundó la primera sala de hemodinámica de Ibiza tras la decisión del doctor Julián Vilás Ferrer (fundador de Policlínica) de meterse en este ambicioso proyecto. ¿Cómo fueron los inicios, doctor?
  • En octubre de 2011 realizamos el primer cateterismo en Ibiza. Fue un proyecto ambicioso. Los Vilás me contactaron con la idea de montar un servicio de calidad para que la gente de Ibiza tuviera lo mejor en cuanto a profesionales y en cuanto a instalaciones. Recuerdo que lo primero que le respondí al doctor Vilás fue: «¿Usted sabe que esto desde el punto de vista empresarial es una ruina?» Y don Julián respondió: «Yo lo que quiero es que la gente de mi isla tenga la mejor asistencia posible». La isla de Ibiza disfruta desde hace 18 años de instalaciones y profesionales les de primer nivel. Eso es gracias al tesón, a la voluntad y al mecenazgo de Don Julián Vilás Ferrer.
  • ¿Qué dificultades se encontraron?
  • Lo primero económicas. Sabíamos que era una inversión económica fuerte, que no se amortizaría con la población con la que contaba la isla. (unos 90 mil habitantes en aquel año). Además, hubo otras dificultades, críticas, trabas… supongo que como siempre que empiezas algo nuevo, pero el resultado final fue excelente. La máquina que se instaló en aquel momento era top, lo mejor de lo mejor, para que el proyecto fuera de calidad. Los mejores hemodinamistas de Barcelona, que trabajaban conmigo en Teknon, eran los que venían aquí a atender a los pacientes. Convertimos en realidad aquello que nos habíamos propuesto y era que los pacientes cardiológicos de la isla tuvieran una atención de primerísimo nivel.
  • ¿Cuándo se cierra el acuerdo con Ib-Salut?
  • De 2001 a 2005 solo hicimos pacientes privados. En el año 2005 se cierra el acuerdo con Ib-Salut y empiezan a venir también pacientes sin seguro (excepto el infarto urgente que se seguía trasladando a Palma), también con buenísimos resultados. Ahora los pacientes se han triplicado. Cuando empezamos hacíamos 40-50 casos al año. Después de hacer el convenio con el Ib-Salut se siguió trabajando, era importante dar un paso más y atender al paciente urgente, de forma inmediata. Eso daría paso después al código infarto, que llegó en septiembre de 2016.
  • El código infarto se pone en marcha en septiembre de 2016. ¿Cómo se gestó?
  • Contamos con una ventaja y es que tenemos buenísima relación con los cardiólogos de Can Misses, se ha hecho equipo, como no puede ser de otra forma, y eso ha facilitado mucho la cosas, a pesar de que estamos en dos ámbitos diferentes, la pública y la privada. Las autoridades sanitarias, gerencia y cardiólogos de Can Misses, intensivistas, la sociedad civil, políticos, Ayuntamiento de Ibiza, Consell, han reconocido ampliamente la ventaja, lo que ha supuesto en cuanto a mejora en la atención a la gente de Ibiza el tener la hemodinámica cardiaca aquí en Policlínica. Esa visión ha sido muy importante para la isla de Ibiza.
  • ¿Cuál es la mayor complejidad a la hora de montar el código infarto?
  • El código infarto tiene una elevadísima complejidad, supone poner de acuerdo a mucha gente, y hay que tener una infraestructura en la que están incluidos: servicios de emergencia, centros de atención primaria, profesionales de Can Misses y de Policlínica. Se trata de coordinarlo todo para ganar tiempo, y que desde que un paciente sufre un infarto sea atendido lo más rápido posible, evitar que muera el músculo cardiaco y disminuir la mortalidad. Una infraestructura así involucra a autoridades sanitarias, hospitalarias, todo el mundo…
  • ¿De quién fue la propuesta?
  • Fue una propuesta de Grupo Policlínica. Yo personalmente redacté el código infarto, lo discutimos, lo consensuamos con las autoridades sanitarias de la isla, gerencia de Can Misses, Ib-salut… hasta que se aprobó después de 2 años de preparación, redacción, puesta en marcha… En cada reunión tenían que estar médicos de cardiología, de la UCI, transporte sanitario, gerencia de ib-salut, gerencia y profesionales de Policlínica…. Había que poner de acuerdo a mucha gente y se consiguió. Después de 2 años podemos decir que el código infarto funciona perfectamente, atendemos en torno a 60-70 infartos al año y lo que hemos visto es que los resultados son también buenísimos. La mortalidad está por debajo del 6% , que es el porcentaje que tiene cualquier comunidad como Cataluña o Madrid.
  • ¿En qué medias de tiempo nos movemos en Ibiza desde que el paciente sufre el infarto hasta que llega la sala de hemodinámica de Policlínica?
  • El tiempo de traslado varía un poco dependiendo del punto de la isla en el que se encuentre el paciente y también depende de quién genera el traslado. Es más fácil que alguien que tiene un dolor en el pecho llame al 112, que si va a un centro hospitalario. Si va aun centro tienen que verlo, hacerle preguntas, papeleo etc… Si el paciente llama al 112, desde ese primer contacto hasta que llega a la Policlínica hay menos de 20 minutos de media. Y el tiempo que tardamos en abrir la arteria está entre 20 y 24 minutos. Actuar y abrir la arteria dentro de la primera hora salva muchas vidas. Tener código infarto reduce la mortalidad a la mitad.
  • Usted es responsable también de la hemodinámica cardiaca en Teknon y Sant Pau en Barcelona. Además, acaba de terminar la presidencia de la sociedad catalana de cardiología y miembro del comité ejecutivo de la sociedad española de cardiología, después de dos años. ¿Cómo compagina todas esas funciones?
  • Sin dormir. Hace años que vivo instalado en el estrés permanente pero son proyectos que aportan muchísima satisfacción, sentir que contribuyes a mejorar la calidad de vida de muchas personas.
  • ¿Por qué la 30 reunión anual de la sección hemodinámica en Ibiza?
  • La sección de hemodinámica tiene un presidente y vocales que decidieron hacerla aquí este año, va rotando por distintas ciudades de España. Por ejemplo, el año pasado fue en Gijón. Este año, a Policlínica nos ha tocado ser anfitriones de esta reunión, estoy en la mesa con el presidente de la sección hemodinámica, el presidente de la Sociedad Española de Cardiología, el presidente entrante de la Sociedad Española de Cardiología, el jefe de cardiología del hospital Son Espases, y yo como anfitrión.
- Publicidad -