Una torre bajo el museo

Los responsables del Museo durante la presentación del hallazgo.

25 años

Las excavaciones arqueológicas desarrolladas en el subsuelo del Museo Arqueológico de Dalt Vila (que actualmente acumula ocho años cerrado) culminaron con el hallazgo de una torre medieval de ocho metros de altura de la que no se tenía constancia hasta entonces, se informó el 22 de enero de 1993. Los técnicos del museo pitiuso dataron provisionalmente esa muralla en el siglo XIV. Además, se halló también parte de la muralla construida en el período islámico.

Fue descubierta una torre medieval de ocho metros de altura, así como parte de la muralla del periodo islámico

En el hospital no estaban tan eufóricos. Los ocho médicos especialistas de Cuidados Intensivos de Can Misses acordaron en asamblea cerrar ese servicio en protesta por la negativa de la dirección a contratar un tercer médico intensivista. Alegaban que ese servicio se había mantenido hasta entonces gracias al voluntarismo del personal del hospital. La medida ha supuso el traslado inmediato de cuatro pacientes internados en la UCI al hospital Son Dureta, en Palma. Y había otros tres a la espera de ser desplazados hasta Mallorca.

50 años

La Seat en Ibiza.

Vivía Ibiza en plena euforia constructora. Aquella tercera semana de enero de 1968, Es Diari informaba de que iban a toda prisa los movimientos de tierra y explanación en s’Illa Plana para la construcción de un nuevo hotel: «El proyecto arquitectónico creemos que resaltará el paisaje de nuestra incomparable isla», escribió un redactor del periódico. No era el único hotel nuevo en vísperas de redibujar la línea del cielo de Ibiza: en Platja d’en Bossa se construía el Tres Carabelas, además de otros dos establecimientos.

75 años

Soldados buscan esposas.

En esa época era normal, pe-ro ahora llamaría la atención que se publicara un anuncio como el que apareció en Diario de Ibiza el 23 de enero de 1943: «Se desean siete señoritas de esta ciudad para contraer matrimonio con los peninsulares que se relacionan». Y a continuación aparecían los nombres de siete hombres y una dirección de correo, la de la 66 Batería de Costa de Ibiza. Así, como si fuera el supermercado. Precisamente, los soldados acuartelados en la isla descubrieron en Baix des Molins varios enterramientos antiguos. Isidor Macabich dejó claro en Es Diari que no eran púnicos, sino del siglo XVII, de cuando en 1652 la peste acabó con la vida de 523 vecinos de Vila y de 70 de los arrabales en solo cuatro meses, más de la mitad de su población.

100 años

La Gran Guerra tocaba de refilón a Ibiza, pero de vez en cuando daba buenos sustos. Como el que tuvo el maquinista pitiuso José Pascual cuando el vapor ‘Joachim Mumbru’, del que era parte de la tripulación, fue torpedeado por un submarino alemán a 300 millas de Canarias. Pudo salvar la vida, según informó Diario de Ibiza el 21 de enero de 1918. El carguero fue hundido el 30 de diciembre de 1917 en el océano Atlántico, al sur de Madeira (coordenadas 31°17′N 17°20′W) por el U-156, fecha en la que aún estaba comandado por Konrad Gansser. Sólo ese U-boot hundió 44 barcos y dañó tres durante la contienda mundial. Ya con Richard Feldt como comandante, ese submarino protagonizó un episodio bélico asombroso, cuando no extraño: atacó él solito la ciudad de Orleans (Massachusetts) el 21 de julio de 1918. No hubo muertos, pero pasó a la historia por ser la única ciudad de Estados Unidos que durante la Gran Guerra fue atacada por el enemigo.

Salvador Boned, especialista en relojes de precisión.

En la isla, mientras tanto, seguían las penurias por la falta de materias primas, por la inflación que afectaba a algunos productos, como la carne o el pan, y por la dificultad para exportar almendras o el carbón vegetal. En Palma, por ejemplo, los periódicos redujeron su tamaño por la falta de papel.

El Ayuntamiento de Ibiza, por su parte, sacaba algunas pesetas de la venta, mediante subasta, de la leña obtenida de la poda de los árboles del paseo de Vara de Rey.