Vivian Rosberg: «En Ibiza siento que mi corazón está en casa»

Descubre la entrevista a Vivian Rosberg, esposa de Nico Rosberg, madre, arquitecta y propietaria de una heladería en Vila que veranea en Ibiza desde niña.

Jimena L. Ansótegui

Vivian Sibold nació en Alemania hace 32 años y desde los 18 comparte su vida con el expiloto de Fórmula 1 Nico Rosberg de quien se enamoró un verano en Ibiza. La relación entre sus familias les llevó a crear una historia de amor que tiene como base la isla blanca y los helados compartidos. En la entrevista a Vivian Rosberg, ella misma cuenta que estudió arquitectura de interiores en Italia, nos recibe sonriente junto a su padre en Vivi’s Creamery, la heladería que regenta desde 2014 en el centro de Vila, donde ella misma asegura que preparan los mejores helados que ha probado en Ibiza.

¿Cómo prefiere que la llame Vivian Rosberg o Sibold?
Rosberg, para mí es raro que se deje el apellido de la mujer una vez casados. Me gusta que toda la familia tenga el mismo apellido.

¿Cómo es su día a día?
Vivimos entre Mónaco y Ibiza. Aquí pasamos largas temporadas y tengo mi propio estudio de arquitectura en Mónaco. Hago todo tipo de proyectos, recientemente he hecho un penthouse de 1.000 m2 en Koala Lumpur. Cambio toda la estructura del edificio, me encanta.

Tiene dos hijas ¿Cómo es tener un negocio propio y ejercer de madre al mismo tiempo?
Desde que soy madre he dejado un poco de lado el trabajo. Con mi primera hija me puse a trabajar a los seis meses pero me di cuenta de que no era posible con un bebé. Con la segunda he pensado dedicar más tiempo a mi familia por lo que no he cogido muchos proyectos.

La heladería que Vivian Rosberg regenta en Eivissa tiene un toque nórdico y minimalista diseñado por ella. Vivian cuida cada uno de los detalles del negocio. Toni Escobar
La heladería que Vivian Rosberg regenta en Eivissa tiene un toque nórdico y minimalista diseñado por ella. Vivian cuida cada uno de los detalles del negocio. Toni Escobar

Cada vez es más inusual dejar de lado la profesión para hacerse cargo de la familia. ¿No cree?
Personalmente, admiro a las mujeres que consiguen el equilibrio entre el trabajo y la familia, pero también admiro a las mujeres que están solo en casa con los niños. Es un trabajo enorme, lo digo por experiencia y eso que yo tengo gente que me ayuda. Es muy fácil dejar a los niños en la guardería pero estar con ellos todo el día es un trabajo que no está reconocido por la sociedad. Tengo mucho respeto a esas mujeres que están con tres y cuatro niños solas en casa. Hay madres que hacen toda la casa además de cuidar a los niños.

A finales de 2016 su marido anunció su retirada de la F1 ¿Tuvo algo que ver en la decisión?
Cuando dejó la Fórmula 1 nuestra hija mayor tenía un año y sí, influyó la paternidad pero también Nico ya había visto cumplido su sueño de ser el campeón del mundo. Competir en Fórmula 1 es muy peligroso y también sacrificado. Cada día dieta, entrenamiento físico de 5 o 6 horas, eventos… Para ser el campeón necesitas una dedicación plena.

¿Y Vivian? ¿Ha visto cumplido su sueño?
Sí. Ahora. Siempre he querido una familia y la tengo. Además para mí el que él compitiera era un peso muy grande, tenía mucho miedo que ahora ya no tengo. Estoy muy feliz y ahora podemos hacer otros proyectos.

¿Es más tranquila su vida ahora?
Ahora él trabaja mucho también, casi tanto como cuando competía, pero ya no es peligroso. Me gusta que podamos decidir nosotros dos qué hacer con el tiempo.

¿Tienen algún otro proyecto común además de la familia?
Juntos estamos en un proyecto inmobiliario comprando casas, renovándolas y vendiéndolas. Me gusta mucho porque Nico es muy lógico y yo más creativa así que nos compenetramos. Nos llevamos muy bien trabajando mucho aunque él no tiene paciencia y siempre quiere las cosas… ¡para ayer! (se ríe). Creo que esto debe ser deformación profesional porque en Fórmula1 todo va muy rápido y cronometrado.

Se conocen desde niños ¿Cómo comenzó su historia amor?
Nos conocimos aquí en Ibiza, nuestros padres eran amigos y cuando teníamos ocho años jugábamos juntos. Después no nos vimos en diez años y cuando volvimos a encontrarnos fue de nuevo aquí, vine con mi padre y ya teníamos 18 años. Desde ese momento empezamos a salir juntos.

¿A qué lugares les gustaba ir cuando se enamoraron de adolescentes?
Antes nos gustaba mucho ir al Flower Power, Ushuaïa, Cap des Falcó, Balàfia y en Formentera a Juan y Andrea.

¿Imaginó que Rosberg llegaría a ser tres veces campeón del mundo de Fórmula 1?
Me alegré siempre mucho por él. Llevamos juntos quince años, cuando empezamos él estaba en Fórmula 3 y aunque tenía el sueño no era algo que existiera. Cuando llegó, compartirlo fue muy bonito.

¿Qué recuerda de su infancia y la de su marido en Ibiza?
Nico tenía la casa de sus padres en Santa Eulària y allí tenían un circuito de karts. Fue ahí donde empezó todo. Su padre lo construyó porque él también fue campeón del mundo y le gustaba para conducir con amigos. Después empezó el pequeño Nico. Yo también venía cada verano con mis padres. Teníamos aquí un barco en Botafoch.

¿Qué hacen cuando vienen en verano ahora que son ustedes los padres?
Ahora Nico y yo también tenemos nuestro barco en Botafoch, me gusta seguir las tradiciones porque tengo muy buenos recuerdos de mi infancia en Ibiza y Formentera. Recuerdo que nos pasábamos todo el día jugando, tomando el sol en la barca, luego volvíamos al puerto… Es muy bonito. Hacer las mismas cosas con mis hijas es un sueño hecho realidad. A nuestras hijas también les encanta el barco, el mar y el agua.

¿Cree que a sus hijas les gustará también ser piloto?
Hay algunas mujeres como Susie Wolff que destacó en categorías como la Fórmula 3. Hay algunas muy buenas, pero la verdad es que yo no quisiera que ellas eligieran esta profesión.

¿Qué le gustaría que fueran sus hijas?
Ellas pueden hacer lo que quieran.

¿Le gustaría que de mayores vivieran en Ibiza?
Ahora nosotros estamos pasando mucho tiempo entre Ibiza y Mónaco, me gustaría que Ibiza estuviera siempre en el corazón de mis hijas. Estamos muy conectados con Ibiza.

¿Qué lugares recomendaría a una amiga que quisiera pasar unas vacaciones en Ibiza con su familia?
Me gusta mucho Cala Bonita, Es Xarco, Beach House Chiringuito y las playas de Formentera. La isla tiene siempre los sitios como Balàfia o Cas Costas, La Paloma… que permanecen intactos. Luego hay otros sitios muy chic como el Lío. Para los niños hay muchas cosas que puedes hacer. Puedes hacer de todo aquí, hay restaurantes muy buenos y siempre pasa algo.

Ibiza ha cambiado mucho en los últimos años. ¿Qué es lo que más ha notado?
Cuando hay evolución siempre hay cosas buenas y malas. Ibiza tiene una imagen muy buena en el mundo y hay mucha gente que viene aquí a pasar las vacaciones. Lo que no está bien es que suban tanto los precios. En la heladería nos ha costado encontrar gente para trabajar porque los alquileres están muy altos.

¿Algo que haya estropeado la evolución?
Echo de menos un poquito cómo eran antes las construcciones. Las carreteras grandes están bien porque llegas más rápido pero era más bonito antes.

¿Qué es lo que más le gusta de Ibiza?
Me gusta el mix de gente. Es una isla mágica con una atmósfera increíble. Cuando aterrizo en la isla siento que mi corazón está en casa. De Ibiza me gusta que si quieres, puedes ir de fiesta y si quieres estar todo el día con el bikini también te puedes ir a la playa desde la mañana hasta la noche. Nosotros vivimos en el campo y es muy tranquilo.

¿Ha intentado llevar un coche de carreras alguna vez?
Sí, con Nico en Finlandia. Conduje en un lago helado en el que habían hecho una pista. Hicimos rally en el hielo, fue muy divertido y no podía pasar nada porque no había árboles ni nada con lo que chocar.

¿Alguna mujer que admire?
Admiro mucho a mi madre porque ella tenía su empresa de publicidad de moda. La montó de cero y tuvo mucho éxito. Al mismo tiempo fue una buena madre para mí, soy hija única. Supo combinar muy bien las dos cosas. Aún me ayuda mucho. La admiro porque sabe vivir y disfrutar, siempre está alegre, es fantástica.

- Publicidad -