Ser agricultor ya no es una profesión tan dura y denostada como antaño. Quien tiene acceso a una tierra fértil y es joven piensa mucho antes de iniciar otros caminos si puede obtener una buena rentabilidad de ella. Y la respuesta, en la mayoría de los casos, es sí. Atrás quedaron los años en los que la mejor opción era la ciudad.

Así que una isla tradicionalmente agrícola, que se reinventó con el turismo, está volviendo a ser cultivada por las nuevas generaciones.

La familia ‘Llussià’ contará cómo han modernizado su explotación

Alicia Morales, técnica de la Cooperativa Agrícola Sant Antoni, afirma rotundamente que «sí se puede vivir del campo y muy bien». Para dar fe de esta afirmación, nada mejor que contar con los testimonios de casos reales. Así que el próximo viernes, 1 de diciembre, varios payeses contarán sus experiencias en el Club Diario de Ibiza. En el acto ‘Som pagès: El relevo generacional en la agricultura de Ibiza’, padres e hijos explicarán cómo es su día a día, qué es lo más gratificante y lo más duro y, en el caso de los hijos, por qué optaron por cultivar las tierras.

Una de las ventajas es el trabajo al aire libre, en pleno contacto con la naturaleza

Toni Tur ‘Llussià’ padre e hijo, del mismo nombre, contarán en el Club Diario de Ibiza cómo la nueva generación ha conseguido modernizar una ganadería con más de un centenar de ovejas y una explotación hortícola.

Otro de los testimonios serán los de José Planells ‘Murtera’ padre e hijo, que también comparten nombre. Un ejemplo totalmente distinto, ya que cada uno tiene su explotación, que gestionan de forma independiente. Estos ejemplos se unirán a los de otros invitados que narrarán sus vivencias a lo largo del evento.

Sobre lo que no hay discusión entre quienes eligen la agricultura y la ganadería como medio de vida es en algunas de las ventajas que ofrece el trabajo en el campo. Alicia Morales considera que «ser tu propio jefe» tiene un gran atractivo, aunque también una enorme responsabilidad: «No estás sujeto a un horario, te distribuyes el tiempo del trabajo como quieres, aunque eso, muchas veces, significa tener poco tiempo libre». Otro aliciente es que, en la mayoría de los casos, «la vivienda suele estar muy cerca de los cultivos, así que esta es otra gran ventaja», añade esta trabajadora de la Cooperativa.

Fruto del esfuerzo

Como grandes privilegios, la experta destaca «el trabajo al aire libre, en pleno contacto con la naturaleza, en un entorno ideal, algo muy distinto a estar encerrado en una oficina». También considera que es una profesión «muy agradecida. Pese a los riesgos meteorológicos, por regla general, en poco tiempo se ve físicamente el fruto del esfuerzo. Es muy gráfico, y esto resulta muy atractivo».

En Ibiza toda la producción agrícola y ganadera está vendida sin necesidad de salir de la isla

Junto a estas ventajas más o menos románticas, está otra no menos importante, como es la económica. En Ibiza toda la producción está vendida sin necesidad de salir de la isla. Con dos o tres hectáreas de cultivo «se puede tener un negocio rentable», añade.

Por otro lado, la agricultura y la ganadería gozan hoy de un gran prestigio y reconocimiento. «Un agricultor es una persona formada y goza de amplios conocimientos de meteorología, negocios, matemáticas, marketing, biología», concluye Alicia Morales

- Publicidad -