«Cariño, voy a dar la vuelta al mundo, vuelvo en tres horas». Podría ser la despedida de uno de los comensales que acudan esta temporada a Sublimotion.

Comenzando en la recepción de un hotel inspirado en los años cincuenta con olor y gusto a otra época y terminando en medio de un espectáculo de luces y animación con la música del dj Wally López a todo gas, los comensales digieren en la terraza, copa en mano, la experincia vivida.

La performance gastronómica que vio la luz en el año 2014 en Ibiza continúa sorprendiendo una temporada más. El vídeo mapping acompaña durante toda la experiencia a los doce comensales de la sala convirtiendo la mesa en un bloque de hielo, en el césped de Central Park, en un vídeo juego o en una cabina de avión. Palomitas de foie, vaca vieja con erizo de mar o una vieira enorme rellena de un delicioso gazpacho deleitan a los comensales.

Cocineros, diseñadores, ingenieros, ilusionistas, escenógrafos, arquitectos, coreógrafos y guionistas consiguen fusionar la alta gastronomía y la tecnología más vanguardista con una puesta en escena sin precedentes. Veinticinco profesionales se encargan de hacer las delicias de los doce únicos comensales de la gran mesa que ocupa el centro de la sala donde todo ocurre.

La experiencia Sublimotion está creada para tocar los cinco sentidos y hacer que cada uno de los participantes formen parte del espectáculo. Además de Paco Roncero, cuatro grandes chefs colaboran en la creación de esta experiencia. Dani García de Calima, Diego Guerrero de DSTAfE, Toño Pérez de Atrio y David Chang de Momofuku.

Además, esta temporada el chef Marco Fadiga de Dom Perignon, champagne que acompaña durante toda la experiencia, se estrena con un ravioli especial. El precio por cubierto es de 1.650 euros.

- Publicidad -