Mascotas. Arca de Noé. Cuando un centro de rescate cierra, ¿qué ocurre con los animales?

Redacción

SI ELLOS HABLARAN

Cuando un centro de rescate cierra, ¿qué ocurre con los animales?

Hoy quiero hablarles de un lugar secreto donde el maltrato se transforma en vida, donde las enfermedades sanan a base de ciencia y cariño. Se llama Rainfer, aunque su corazón lleva el apellido Bustelo.
Se trata de un centro para primates y, aunque los ilustres habitantes que acoge se cuentan por cientos, hoy les presentaré sólo a algunos de ellos.
Empezaré por Boris, un enorme orangután de Borneo que, capturado en libertad siendo un crío, pasó su infancia en el circo y su adolescencia en un zoo. Hoy, fiel a su estirpe, este enorme ‘hombre de los bosques’ –significado real de la palabra orangután- otea todos los días el horizonte y huele las noticias que le trae el viento. Últimamente está preocupado. Corren rumores de que Rainfer podría cerrar por falta de apoyo y medios.
Muy cerca de él, existe una enorme instalación dividida en varias zonas, que acoge a tres grandes familias, la de Manuela, Sammy y Gomby.
Manuela, procedente de un zoo, es una preciosa chimpancé a la que le encanta regalar abrazos a todo aquel que los necesita, aunque en su corazón hay sólo un amor y se llama Toti. Toti -recogido de un zoo- tapa todas las noches con una manta a Manuela y cuida de sus sueños. No viven solos. Les acompañan Yvan, Guillermo y Yaki. Ellos forman el primer grupo de chimpas.
El segundo lo lidera Sammy que vive con Judi –nacida en África y la más vieja del lugar-También están Chita -vendida en Turkía-, Pascualín, Tarzán y Elsa. Todos procedentes del circo.
Y nos queda un último grupo, el de Gomby –encontrado en un cubo de basura que sufre epilepsia-. Le acompañan Sandy y Lulú –la más cariñosa y coqueta-.
Ellos son los ‘chimpas’ del centro, pero hay otros muchos primates víctimas del tráfico ilegal de especies, del abandono y del maltrato, que curan su pasado en Rainfer gracias a sus veterinarios, cuidadores y educadores que, con los Bustelo, padre e hija al frente, siguen poniendo corazón y alma para seguir adelante.
Pero desde hace algún tiempo ya no pueden más y los animales lo intuyen. Sin ayudas ni medios, con las autoridades dándoles como única solución el sacrificio de los animales, el centro peligra más que nunca. Por eso, la labor de Rainfer merece como siempre todo nuestro respeto y reconocimiento, sí, pero ahora admirarles no es suficiente, esos animales necesitan nuestra ayuda, ¿se la vamos a negar?

DERECHO ANIMAL

Penas ‘cortas’ para delitos muy graves

Belén Perales
Abogada

El Juzgado de lo Penal nº 2 de Almería ha celebrado el juicio frente a dos jóvenes acusados de saltar sobre 78 lechones vivos en una explotación porcina y causarles lesiones con resultado de muerte, y haberlo grabado con el móvil para compartirlo con posterioridad. Por el Ministerio Fiscal y la acusación particular, (representada por el dueño de la explotación donde trabajaban los acusados) se solicitaron penas de 18 meses de prisión por un delito de maltrato animal y de un año por un delito de daños, con la correspondiente inhabilitación para el ejercicio de profesión relacionada con animales.

No hemos tomado conciencia aún de la gravedad de compartir el maltrato en las redes sociales

Los hechos no sólo causaron gran revuelo e indignación hace aproximadamente un año, sino que, como consecuencia de la celebración del juicio y a la vista de las manifestaciones efectuadas por el autor material del maltrato, la indignación se repite. La sociedad no ha tomado aún conciencia de la gravedad de este tipo de hechos que no sólo se limitan al maltrato, sino también a la voluntad consciente de compartir dicho maltrato a través de redes sociales.

Resulta evidente que en este tipo de casos, la respuesta de nuestro ordenamiento jurídico se queda ‘corta’ no sólo por no existir un reproche penal suficiente y proporcionado a la conducta delictiva de los acusados y al sufrimiento padecido por los animales, sino porque los autores no llegan a comprender la gravedad del daño causado, lo que deja vacío de contenido el fin último del derecho penal.

Por Raúl Mérida
info@fundacionraulmerida.es

- Publicidad -

Redes sociales

4,305FansMe gusta
435SeguidoresSeguir
4,220SeguidoresSeguir
166SuscriptoresSuscribirte

PENSAMIENTOS ANIMALISTAS

Sanidad pública para los animales

Victoria Lacalle
Psicóloga

Nos solemos quejar sobre las largas colas que esperamos para ser atendidos en un hospital y también si tardan mucho tiempo en hacernos una prueba. Es incómodo compartir habitación con otras personas e incluso tener que estar en ocasiones en pasillos. Y, por supuesto, tenemos derecho a quejarnos, pero vamos a imaginarnos cómo sería nuestra vida si ni siquiera tenemos acceso a esa medicina pública. Y si además de no tener acceso, necesitamos y dependemos de que nos lleven para poder curarnos o sanar nuestras enfermedades. Pues bien, eso que parece digno de una película de terror, ya que su sufrimiento en ocasiones es elevadísimo y las condiciones en las que se encuentran muy graves, es lo que sufren, viven y sienten a diario muchos animales.

Esto puede suceder por dos motivos, bien porque sus responsables no quieren o pueden gastarse dinero en la atención veterinaria necesaria, o bien, porque están en la calle en una situación de abandono y como es lógico, tardan poco tiempo en ponerse enfermos. En ese momento, su vida depende de que alguien sin miedo decida rescatarlos con todo lo que esto supone. Sacarlo de donde se encuentra, llevarlo a un veterinario, gastarse un montón de dinero, buscarle acogida y finalmente buscarle adopción… algo que no es nada sencillo de hacer y que precisamente de esto tan complicado, depende la vida y la salud de los animales que se encuentran en las peores situaciones que nos podemos imaginar.

Seres que están sufriendo y padeciendo terribles dolores, con graves enfermedades, esperando acurrucados en una acera que llegue alguien capaz de no mirar hacia otro lado. Y de todo esto se desprenden tres cosas muy importantes a tener en cuenta: la primera que debemos valorar más lo que tenemos, la segunda entender la situación en la que se encuentran los animales que están en la calle enfermos y abandonados y tomar conciencia de la ayuda que requieren, y la tercera, la necesidad importantísima y de carácter urgente de crear una sanidad pública para los animales a nivel veterinario, dada la gravedad de los casos se no pueden ser atendidos por este motivo.

VETERINARIO DE CABECERA

La pregunta de los lectores

Tengo un gato que no sale de mi casa y la verdad es que nunca lo he llevado al veterinario. Una amiga me ha dicho que es un disparate y que debo de vacunarlo, ¿realmente sería necesario que lo hiciera si no está nunca en contacto con otros gatos?

¿Se debe vacunar a los gatos?

a realidad es que nunca podemos estar completamente seguros de que nuestro gato no se nos escapará alguna vez o tendrá acceso al exterior por algún motivo. De hecho, es muy habitual que eso ocurra y, en esos casos, es esencial la vacunación.

Piense que no tenerlo vacunado es un riesgo muy alto para él ya que, al no tener ninguna defensa, es más que probable que acabe contagiándose de enfermedades tan comunes pero, tan graves para ellos, como como la rinotraqueitis, la panleucopenia o el calicivirosis. 

Por lo tanto, lo mejor siempre es prevenir y mantener unos niveles mínimos de inmunidad. Hable con su veterinario de confianza y explíquele la situación. El podrá diseñarle un plan vacunal adecuado que se ajustará a sus necesidades. Recuerde que vacunar no es un impuesto ni una tasa, es una forma de salvar vidas.

Raúl Mérida / Pablo Sentana, veterinaria.

   LUZ ROJA   

Dos ganaderos vizcaínos han sido llevados ante el juzgado por dopar recientemente a sus bueyes durante una competición de arrastre de piedras. Hace muchos años que se tenían sospechas al respecto y, ahora, por fin, la Ertzaintza ha iniciado una rigurosa investigación al respecto. En cualquier caso, la sospecha se ha extendido a todo tipo de competiciones con animales y los controles llegarán también a los caballos en algunas de las nuestras.

   LUZ VERDE   

El Ayuntamiento de Sant Antoni vuelve a apostar certeramente por la esterilización de gatos callejeros como forma de controlar la población. Para este fin destinará 18.000 euros con los que proyecta la esterilización de más de 300 gatos. Sin duda, se trata de una muy buena noticia que garantizará por un lado colonias de gatos saludables y, por otro, una mejor aceptación de estos animales que viven en la calle.

LA PENÚLTIMA DENUNCIA

La organización internacional para la protección de los animales WAP ha puesto en marcha una campaña contra los selfies con animales exóticos. La ONG alerta del estrés que sufren los animales, de la ilegalidad que puede suponer la tenencia y manipulación de los mismos y, sobre todo, del aliento que supone para el tráfico ilegal de especies este tipo de instantáneas al funcionar como reclamos o anuncios para que la gente los compre. Es necesario recordar una vez más que el estado natural e ideal de estos animales es la libertad. Posar junto a ellos puede ser una forma de robársela.

1, 2, 3 ADOPCIÓN EXPRÉSS

Algunos creen que nosotros hablamos ladrando. Se equivocan. Nuestro verdadero idioma es la mirada. Si quieres descubrir como mis ojos brillan al verte, ven a adoptarme. Me llamo Pampa y te espero en Sa Coma.

AMIGOS PARA SIEMPRE

A veces,
humanos y animales también pueden ser amigos.
Matías es un zorro al que una familia encontró recién nacido muriéndose de hambre. Habían matado a su madre de un disparo. Lo criaron a biberón y hoy, ya recuperado y adulto, busca siempre más la caricia del hombre que la que del viento en libertad.

S.O.S.

Durante años los gatos abandonados fuimos perseguidos. Luchamos contra los peligros de la calle. Hoy, aunque hay gente que sigue sin querernos, afortunadamente, otros muchos han sabido encontrar en nosotros a verdaderos amigos. Si quieres adoptarme, vivo en Sa Coma.

OBSERVATORIO DE ANIMALES

CUESTIÓN DE HUEVOS

Si hay un alimento reconocido por sus aportes proteínicos ese es el huevo pero ¿son todos iguales? Evidentemente, no. Existen distintos tipos según la vida que lleve la gallina que los pone. Para distinguir unos de otros, los huevos que podemos encontrar en los establecimientos de nuestras islas portan un código en la cáscara. Si el primer número de dicho código es un tres, eso significa que procede de una gallina cuya vida es pésima. Se trata de animales que, estresados hasta el límite para aumentar la producción, subsisten en pequeñas jaulas colocadas unas sobre otras. Sin embargo, si el primer número es un dos, procede de una gallina criada en un suelo de cemento. La vida de éstas es un poco mejor que la de las anteriores pero, sin sitio ni condiciones, son mantenidas las 24 horas del día con luz artificial para aumentar sus puestas. Otra historia, es si el primer número del código es un uno, en ese caso nos encontramos ante huevos de gallinas camperas, animales con acceso al aire libre y mejor vida. Ahora bien, si resulta que el primer número del código es un 0, por fin estaríamos ante huevos procedentes de gallinas ecológicas, las que mejores condiciones de vida tienen, las conocidas como ‘gallinas felices’.

- Publicidad -