Un 30% de la población consume suplementos alimenticios innecesarios

La OCU alerta de que la ingesta de estos suplementos ha aumentado a causa de las fuertes campañas de publicidad, que instan a recurrir a estos productos para mejorar la salud, algo totalmente incierto

Diana Blesa
La ingesta de alimentos frescos hace innecesario tomar estos suplementos. Fotos: iStock
EUROPA PRESS – MADRID

El 30 por ciento de los consumidores toma en la actualidad suplementos alimenticios, a pesar de que en la mayoría de los casos obtienen los nutrientes necesarios para una buena salud de fuentes naturales, «por lo que en su caso resultan totalmente innecesarios», según muestran los datos de una encuesta realizada por OCU.

Asimismo, aseguran que el consumo de estos suplementos se trata de «una tendencia en aumento», pues en los datos del estudio se desprende una correlación entre la preocupación por los riesgos de mantener una dieta no equilibrada, «cada vez mayor entre los consumidores», y la ingesta de los mismos.

Advierten de lo «ilógico» que resulta su consumo en la mayoría de casos, y que las causas residen en las «potentes campañas» de marketing y publicidad, que convierten «en una necesidad real por parte de los consumidores».

Para la entidad, la venta de suplementos «es un gran negocio que se alimenta» a base de crear, a través de «agresivas y engañosas campañas publicitarias», la necesidad de recurrir a estos productos para mejorar la salud.

¿Cuáles son los más consumidos?

Los resultados, extraídos de la consulta a más de 1.200 personas de entre 18 y 74 años, ponen en relieve que el calcio es el suplemento más consumido por los españoles (9%), le siguen los ácidos grasos omega 3, los minerales magnesio-potasio, la vitamina D, y los complejos multivitamínicos, todos en un porcentaje similar, (8%).

Los suplementos solo deberían tomarse con el consejo de un profesional.

De acuerdo con la encuesta, las personas que, por ejemplo, toman magnesio, tienen un consumo mayor de productos ricos en este mineral (cereales integrales y frutos secos) que la población en general. Lo mismo ocurre con el calcio y el hierro; precisamente los que toman estos suplementos consumen de forma habitual productos ricos en calcio (leche y derivados) y en hierro, fundamentalmente carne. Además, con los datos de la encuesta, la entidad ha comprobado que los españoles toman suplementos de hierro a pesar de que su consumo de carne es medio-alto.

Una dieta equilibrada

OCU advierte de que una dieta «variada y rica» en alimentos frescos hace «innecesario» tomar este tipo de suplementos, «que únicamente son necesarios cuando existe una patología concreta y un profesional médico que lo aconseje». En concreto, con añadir determinados alimentos frescos, es decir pescado, lácteos, fruta o verdura por ejemplo, «bastaría para evitar gastar dinero en suplementos».

Las personas que consumen suplementos de vitamina C tienen un consumo bajo de frutas y verduras, los alimentos que en mayor proporción la contienen. «Un sencillo cambio en la dieta aumentando el consumo de frutas y verduras hace evitable estos suplementos», argumentan desde la entidad.

Para evitar los suplementos de vitamina D, se puede recurrir al pescado azul, los huevos, el queso y los yogures, y para los de Omega 3 se puede consumir al menos dos raciones semanales de este tipo de pescado.

En cuanto al magnesio, se puede encontrar en alimentos y, sobre todo, en los de origen vegetal: leguminosas, frutos secos, verduras, leche o lácteos y pescados. Por eso es raro que personas con buena salud y con una alimentación variada y suficiente sufran carencia de este mineral.

- Publicidad -