Inicio Etiquetas Carne

Etiqueta: Carne

Un buen pienso, el mejor alimento para gatos y perros

Alimentar a los animales co­rrectamente es esencial para ve­lar por su salud y bienestar. Por ello es importante conocer cier­tos aspectos biológicos de las mascotas para no equivocarse a la hora de ofrecerles alimentos que no solo no les benefician, sino que pueden causarles da­ños irreparables.

Los gatos tienen un tracto intestinal demasiado corto como para digerir verduras.

Existe un listado de frutas y verduras que perros y gatos no pueden comer.  «A pesar de las bondades de la comida prepara­da en casa, de la que somos de­fensores, hay ciertos ingredien­tes que son buenos para los hu­manos, pero no para los perros y los gatos», explica el veterinario Fernando Ribas, quien advierte de que las necesidades de una y otra especie son diferentes, pero hay alimentos que ninguno de ellos debe ingerir.

Los gatos son carnívoros pu­ros. Su tracto intestinal es dema­siado corto para digerir verduras, que tienen gran cantidad de fibra y son más difíciles de procesar. «La carne necesita menos longi­tud para que sus nutrientes sean absorbidos en el intestino», co­menta Ribas, quien destaca que, si el gato no ingiere la carne sufi­ciente, «a menos que se calcule la dosis exacta de suplementos artificiales», enfermará. ¿Puede un gato comer verduras? «Sí, sí que puede, pero no en exceso — responde Ribas—. Las frutas y verduras no deberían exceder el 10% de la ingesta diaria del gato».

Los perros son omnívoros, comen carne pero también cereales, vegetales y fruta.

Los perros son omnívoros, como los humanos: comen car­ne pero también cereales, vege­tales y fruta. «Hay propietarios que intentan trasladar su estilo de vida a las mascotas, algo que no recomiendo», apunta el vete­rinario, quien explica varios casos de gente vegana que quiere que sus perros lo sean también. «Un perro podría ser vegano, pero habría que suplementar muy bien las vitaminas que apor­ta la carne y, sobre todo, el cal­cio», recomienda Fernando Ribas, quien alerta ante la venta de piensos veganos para gatos: «Un gato nunca puede ser vegano, es una barbaridad».
Al margen de que los mininos y los perros puedan comer za­nahorias, guisantes, y otras verduras, hay una serie de frutas prohibi­das por los efec­tos que tie­nen en sus cuer­pos:

• Uvas y pasas. Las uvas son frutas tóxicas para gatos porque en grandes cantidades, tanto las uvas como las pasas, pueden afectar al riñón del animal, y en pequeñas cantidades causan diarrea.

• Plátanos. El plátano también es una fruta tóxica para gatos y perros: «les causa diarrea, a menos que les des un trocito muy pequeñito», informa Fer­nando Ribas.

• Cítricos: naranjas, limones, pomelos. Los cítricos general­mente también causan diarrea y malestar estomacal a gatos y pe­rros. El veterinario subraya: «Pero esto es menos grave, por­que ellos de modo natural no se sienten atraídos hacia estos ali­mentos, con lo cual el riesgo de accidentes es bajo».

También hay una serie de ver­duras que jamás deben comer los perros y los gatos:
• Cebollas y ajos. «Cuando de­cimos cebolla y ajo, también hay que incluir las hortalizas relacio­nadas como puerros o cebolli­no», anuncia Ribas. La cebolla y el ajo en muy pequeñas dosis de vez en cuando no son dañinos para los gatos y los perros, pero sí son peligrosos en dosis consi­derables o repetitivas. Estas ver­duras contienen tiosulfato, que puede llegar a destruir los glóbu­los rojos de la sangre en gatos y perros, con lo cual pueden cau­sar anemia. Entre ajo y cebolla, es peor la cebolla, porque contie­ne el tóxico en dosis mucho ma­yores que el ajo. «Recomenda­mos que no se incluya ajo ni ce­bolla en las recetas que se prepa­ren, especialmente para los mi­ninos», asevera Ribas.

• Patatas crudas. «He leído en internet y visto algún vídeo en el que se dice que los gatos no deben comer patatas, porque son tóxicas. Eso es falso —lamenta Fernando Ribas—. Y es una pena, porque esos vídeos tienen miles de visitas y la información simplemente es incierta».

Los gatos son carnívoros puros.

La realidad es que las patatas crudas, las hojas y el tallo de las plantas de patata contienen una sustancia llamada solanina. «La solamina es amarga y muy tóxica, tanto para animales como para humanos, incluso en pequeñas dosis. ¿Entoces? La parte buena es que este alcaloide tóxico desaparece cuando hervimos las patatas. Así que las reglas son: no tengas plantas de patata cerca de tus gatos y dales patatas como parte de su dieta si lo deseas, ¡pero siempre patatas hervidas!», indica el veterinario.

• Tomates verdes, hojas y tallos de la planta del tomate. El tomate es pariente de la patata, o sea, miembro de la familia de las solanáceas y, por tanto, también contiene solanina. «Como en el caso anterior, tomates verdes, hojas y tallos de la planta del tomate son alimentos totalmente a evitar para los gatos y los perros», remarca Fernando Ribas, quien añade: «Por suerte, recordemos que la toxina desaparece al hervir. Por eso, se podría dar al gato parte de una lata de sardinas en tomate, por ejemplo, o un poco de pasta con salsa de tomate».

• Aguacates o paltas. El aguacate es fruto del aguacatero o persea americana, familia de las lauráceas. «Por muy bueno que esté, y os aseguro que su textura aceitosa resulta atractiva para los gatos y los perros, no es bueno darles aguacate —destaca Ribas—. Estamos en lo de siempre, no van a morir porque les demos un mini trocito de vez en cuando, pero ingestas grandes o continuadas son nocivas para los gatos a causa de la persina».

Una alimentación inadecuada provoca problemas de salud.

La persina es una sustancia fungicida que produce esta planta para matar hongos y mohos que le perjudicarían, y está presente en sus hojas, fruto y semillas. Así que tiene lógica que la persina sea tóxica. «No se sabe exactamente cuál es la dosis que provoca reacciones adversas, pero sí se sabe que la persina es tóxica para muchas especies de animales: perros, gatos, caballos, ganado y aves por ejemplo —enumera Ribas—. Por precaución, mejor evitar dar aguacate a las mascotas (y mantenerlos fuera de su alcance, porque ellos sí lo intentan comer por su untuosidad y consistencia agradable)».

JORNADAS GRASTRONOMICAS IBIZA SABOR, un viaje por la gastronomía local

Visitar ibiza en las estaciones de primavera y otoño supone disfrutar de una isla verdaderamente privilegiada. Son las estaciones perfectas para sumergirse en la gastronomía local a través de las Jornadas Ibiza Sabor, una iniciativa bianual en la que se pueden degustar recetas tradicionales de la cocina ibicenca así como reinterpretaciones de vanguardia a precios populares, en aproximadamente cuarenta establecimientos de la isla.

Y es que la gastronomía de Ibiza resume perfectamente la cultura y la historia de la isla y es hoy una herencia sumamente valiosa en la que se conjuga la devoción de los ibicencos por los productos frescos y naturales con la variedad que aporta nuestro mar y otras sorpresas inesperadas provenientes de nuestro entorno.
Se trata también de la defensa de una forma de vida saludable con productos autóctonos que maduran bajo el sol a través de la fórmula de la dieta mediterránea, la gran aliada del bienestar, la energía y la longevidad.

Ricas recetas con manjares del mar. SERGIO G. CAÑIZARES
Ricas recetas con manjares del mar. SERGIO G. CAÑIZARES

Las Jornadas Gastronómicas ofrecen la posibilidad de degustar recetas de antaño como el bullit de peix o el guisat de peix y especies tan sabrosas como la roja, el gallo de San Pedro o el mero. Joyas de la gastronomía ibicenca como la borrida de rajada y productos extraordinarios como la gamba roja de Ibiza, la langosta o las espardenyes. Delicias del mar que llegan a la mesa con cuidadas elaboraciones.

Para los que prefieren la carne, existe la opción de seguir la ruta del sofrit pagès, a base de cordero criado en libertad, pollo payés, sobrasada, butifarrón y patata roja de la tierra.
A la hora del postre, una receta medieval de queso con hierbabuena y anís como es el flaó y otros dulces tradicionales como la greixonera.

Sin duda, un viaje gastronómico alrededor de la isla poniendo en valor el trabajo de cofradías, granjas, agricultores, mercados, bodegas o productores de aceite que se completa con actividades paralelas como charlas y conferencias de la mano de chefs, visitas a las bodegas locales o catas de aceite de oliva, entre muchas otras innovadoras propuestas gastronómicas.

Porque sin el placer que la gastronomía de Ibiza proporciona al sentido del gusto, no es posible concebir la práctica de un turismo hedonista.

HOTEL RURAL CAN CURREU / RESTAURANTE ESTEL, dos escenarios, un mismo concepto

Dejarse llevar por los encantos de una gastronomía de mercado, fresca y con toques creativos es posible tanto en el corazón de la isla como en la costa gracias a Can Curreu y Estel, dos escenarios diferentes basados en un mismo concepto. Calidad, tradición e innovación se funden en cada plato, ofreciendo al comensal una experiencia en la que intervienen los cinco sentidos.

Una cuidada decoración en el interior de Estel.
Una cuidada decoración en el interior de Estel.
En pleno corazón de Ibiza, Can Curreu es un lugar especial para disfrutar de una gastronomía de altura

El restaurante del Hotel Can Curreu es ya todo un icono gastronómico en Ibiza. Situado en plena naturaleza, en la carretera de Sant Carles, es un espacio muy especial para sentarse a la mesa con vistas de impacto. Además de la carta habitual, el chef presenta un menú degustación que consta de aperitivo, entrante, sorbete, plato principal (carne o pescado) y postre, pero también otro aún más especial que incluye dos platos principales. Un viaje gastronómico imprescindible para todo amante de la buena cocina.

El restaurante Estel, en el paseo marítimo de Santa Eulària, es la versión marinera del hotel rural

Estel es la versión marinera de Can Curreu. Situado en el paseo marítimo de Santa Eulària, sirve un menú degustación para conocer lo mejor de su propuesta culinaria, y cada día presenta un plato basado en la gastronomía tradicional ibicenca. Ambos establecimientos están preparando ya sus menús especiales para estas fiestas, que celebrarán con sus clientes de la forma más especial.

LOS BODEGUEROS, tapas, hamburguesas y ‘sushi’ en un mismo lugar

Los Bodegueros es un universo gastronómico en el que degustar tapas, exquisitas hamburguesas y una gran selección de sushi. A modo de taberna, este establecimiento situado en el corazón de Ibiza se ha convertido en un punto de encuentro indispensable para grupos de amigos y familias de la isla.

Los Bodegueros
Los Bodegueros

Las tapas de la gastronomía tradicional española son las reinas en Los Bodegueros, pero en su carta se pueden encontrar también suculentas hamburguesas de carne de angus, wagyu, vegetarianas… que, además, pueden pedirse a modo de degustación en formato mini. El sushi es otro de los grandes atractivos de Los Bodegueros, especialmente los jueves por la noche, cuando se celebra un gran bufé libre en el que se puede comer todo el sushi que apetezca por 25 euros.

SIR ROCCO BEACH CLUB by USHUAÏA, exquisiteces italianas con el mar como telón de fondo

En un entorno paradisíaco, en Platja d’en Bossa, Sir Rocco Beach Club by Ushuaïa permanece abierto todo el año para continuar brindando a los residentes la posibilidad de degustar su exquisita gastronomía. Sentir la proximidad del Mediterráneo, a escasos metros del restaurante, es un placer al que no hay que renunciar durante los meses de invierno.

Con entrantes como el carpaccio de ternera con rúcula, parmesano y vinagreta de limón o la burrata Sir Rocco, los comensales empezarán a hacerse a la idea de la calidad culinaria del beach club. Para continuar, qué mejor que una pasta de auténtico lujo como la elaborada en moldes de cobre en Gragnano, los linguine con esencia de mar o los fatottini con setas, ricotta, parmesano y salsa crema. Quienes prefieran pescado, pueden escoger entre varias opciones, pero es sumamente recomendable la lubina o el salmón. ¿Te apetece carne? No te dejará indiferente la ternera de lechal a la milanesa.

Sir Rocco Beach Club es ideal para ir en familia, ya que dispone de una piscina de bolas para que los pequeños de la casa disfruten tanto como sus padres.

Las claves para disfrutar del jamón, rey de la Navidad

Kiko Muñoz
Kiko Muñoz CO-PROPIETARIO DE EL PALADAR Y PREMIO NACIONAL DE CORTE EN 2010
El mundo de los jamones puede llegar a ser muy confuso. ¿Quién sabe la diferencia, por ejemplo, entre un jamón de Jabugo, jamón ibérico, un pata negra, un 5 Jotas, jamón de Guijuelo…? ¿Cuáles son las claves para elegir una buena pieza? ¿Cuál es el mejor modo de conservarlo, o la temperatura ideal para consumirlo? He aquí algunas claves para sacarle el máximo provecho al rey de la Navidad. Y si, a pesar de todo, no te atreves a cortarlo… siempre quedará la opción de dejarlo en manos de profesionales.
[vc_custom_heading text=»TIPOS DE JAMÓN» font_container=»tag:h2|font_size:24px|text_align:left|color:%23ffffff» css=».vc_custom_1480452177113{padding-left: 15px !important;background-color: #005b6d !important;}»]

Jamón de bodega o serrano1 Jamón de bodega o serrano. Es el jamón más económico que hay en el mercado, de cerdo blanco y con poca grasa, con una curación de entre 12 y 16 meses.

2Jamón gran reservaJamón Reserva o Gran Reserva. Es un jamón de cerdo blanco más adulto que el anterior y con más grasa, la cual permite una curación de entre 16-24 meses.

Jamón ibérico de bellota3Jamón Ibérico de cebo. Jamón de cerdo ibérico criado en granjas. Con curación ideal aproximada 24-26 meses.

Jamón ibérico de bellota4Jamón Ibérico de cebo de campo. Es el mismo que el anterior pero criado en una extensión de terreno, su curación ideal, entre 26-30 meses.

Jamón de cebo de campo5Jamón Ibérico de Bellota. Es el de mejor calidad; un cerdo de raza ibérica criado en libertad y engordado en los últimos 3 meses con bellotas y hierba del campo. Su curación se suele mover entre 30-42 meses.

[vc_custom_heading text=»TEMPERATURA DEL CONSUMO DEL JAMÓN» font_container=»tag:h2|font_size:24px|text_align:left|color:%23ffffff» css=».vc_custom_1480452407777{padding-left: 15px !important;background-color: #005b6d !important;}»]

TermómetroEl jamón se debe de consumir entre 25-27 grados. A esta temperatura la grasa empieza a fundir y esto potencia el sabor y textura en boca. Para conseguir esta temperatura hay varios trucos caseros, uno de ellos es calentar el plato para que poco a poco el jamón vaya consiguiendo la temperatura correcta.

[vc_custom_heading text=»TIEMPO DE CONSUMICIÓN» font_container=»tag:h2|font_size:24px|text_align:left|color:%23ffffff» css=».vc_custom_1480452383861{padding-left: 15px !important;background-color: #005b6d !important;}»]

CalendarioLo ideal sería consumir el jamón en menos de 3 semanas, y cuanto menor sea el tiempo, mucho mejor. También dependerá del tipo de jamón: si es un jamón ibérico puede aguantar mucho más tiempo abierto debido a que tiene más grasa y esta grasa no permite que se deshidrate tan rápido. En cambio, un jamón de cerdo blanco a las 2-3 semanas se empieza a poner duro.

[vc_custom_heading text=»DÓNDE COMPRAR UN BUEN JAMÓN» font_container=»tag:h2|font_size:24px|text_align:left|color:%23ffffff» css=».vc_custom_1480452423741{padding-left: 15px !important;background-color: #005b6d !important;}»]

Los jamones no son como tornillos: hay piezas mejores que otras, según la alimentación del cerdo, la raza, el lugar de origen y del tiempo de curación. Por eso, debes acudir a un comercio especializado para comprarlo, igual que una guitarra la comprarías en una tienda de instrumentos musicales. Es importante tantear al dependiente para ver si de verdad entiende de jamones; hoy en día los clientes tiene tanta información que a veces saben más que el propio empleado.

[vc_custom_heading text=»CÓMO ESCOGER UN BUEN JAMÓN» font_container=»tag:h2|font_size:24px|text_align:left|color:%23ffffff» css=».vc_custom_1480452304608{padding-left: 15px !important;background-color: #005b6d !important;}»]

Corte Jamon - El Paladar1.—Grasa. Mirar si ambos lados estrechos del jamón están cubiertos de un pequeña capa de grasa; eso hace que al empezarlo no nos encontremos los primeros centímetros del jamón duros y tengamos que tirar las primeras lonchas.
2.—Curación. Hay que fijarse bien en la curación. Para ello solo hay que presionar con el dedo la zona de la carne y ver que se puede hundir entre 2-3 mm. De esta forma podemos comprobar que no está ni demasiado blando ni demasiado curado.
3.—Jugosidad. Los mejores jamones son los que más aceite desprenden, esto lo podemos ver tocando la parte de la grasa; si desprende aceite significa que por dentro estar más jugoso.

[vc_custom_heading text=»CÓMO Y DÓNDE CONSERVARLO» font_container=»tag:h2|font_size:24px|text_align:left|color:%23ffffff» css=».vc_custom_1480452364723{padding-left: 15px !important;background-color: #005b6d !important;}»]

El jamón debe de guardarse en un lugar seco, y si es posible no muy frío, puesto que el frío compacta la grasa y suaviza los sabores. La temperatura ideal de conservación es entre 18-20 grados con ambiente seco. Hay que tener en cuenta que dejarlo en un lugar húmedo hará que la humedad entre en la pieza siendo más probable que a este le salga moho. La humedad es agua en el aire, y si le entra al jamón es igual que echarle agua por encima.

[vc_custom_heading text=»¿TE HAN REGALADO UN JAMÓN?» font_container=»tag:h2|font_size:24px|text_align:left|color:%23ffffff» css=».vc_custom_1480452433449{padding-left: 15px !important;background-color: #005b6d !important;}»]

Corte Jamon - El PaladarSi después de leer este artículo aún no te atreves a cortarlo, lo mejor es llevarlo a una tienda especializada en la que te lo pueden cortar y envasar al vacío por raciones de 100-120g., con lo que salen unas 25-30 raciones. De esta forma el jamón conserva el mismo sabor y la misma calidad, y las raciones se pueden mantener perfectamente en la nevera durante 2 meses.
Es recomendable sacar los envases unas horas antes del momento de consumirlo para que el jamón coja la temperatura correcta, sin preocuparse de que cambie el sabor y la calidad o que se eche a perder. Esto tiene un coste de entre 25-30 euros por jamón y unos 16-18 euros una paleta.

[vc_custom_heading text=»GUÍA DE CORTE» font_container=»tag:h2|font_size:24px|text_align:left|color:%23ffffff» css=».vc_custom_1480452334921{padding-left: 15px !important;background-color: #005b6d !important;}»]

Corte Jamon - El Paladar

1Cómo empezar. Lo ideal es consumirlo por la parte ancha, la maza, con la pezuña para arriba. Solo en el caso de que sea un jamón de poca calidad y nos vaya a durar mucho lo deberíamos empezar al revés, con la pezuña hacia abajo. Así consumimos primero la zona más seca del jamón, la babilla, antes de que se ponga dura.
—Delimitar bien con un corte en la caña donde empieza la carne, como se ve en la imagen.
—Retirar toda la grasa amarilla y corteza que cubre de la zona que pretendemos cortar en ese día.
—Ya se puede empezar: hacer lonchas pequeñas de entre 4-5 centímetros para que sean más fáciles de degustar en boca, y cortar en línea recta llegando a ambos extremos del jamón.

Corte Jamon - El Paladar
2Llegando al primer hueso. Cuando empiece a salir el hueso es muy importante, con un cuchillo pequeño, separar los huesos de la carne y cortar hacia el hueso. Es la única forma de poder vaciar ese rincón y que no se produzca el típico corte curvado destrozando el jamón.
—Cuando se está terminando la maza, debemos llevar un corte recto hasta que aparece el hueso central. En cuanto este hueso se vea a lo largo de todo el corte, le podemos dar la vuelta.

Corte Jamon - El Paladar
3Darle la vuelta. Para empezar la babilla hay que hacer lo mismo que en los primeros pasos: recortar toda la grasa amarilla y descubrir la carne. Se delimita bien hasta donde llega la carne y se empiezan a cortar las lonchas hasta los dos extremos. Al ir avanzando, va saliendo el hueso del puente, que iremos separando de la carne con la punta de un cuchillo pequeño. Cortar lonchas en línea recta, como si el hueso no existiera.

Corte Jamon - El Paladar

4Cómo finalizar.  Al empezar a ver el hueso por la otra parte ya nos olvidamos de las teorías, toca cortar por donde se pueda y, si es necesario, hacer algunos taquitos, que también están riquísimos. Eso sí: no hay que dejar ni 10 gramos de jamón en el hueso.

Kwon Woo Joong, chef: «Utilizo vegetales silvestres de las montañas y algas para mis recetas»

0
Este reconocido chef coreano explora e introduce nuevos y desconocidos sabores asiáticos a partir de ingredientes naturales de temporada, con especias, pescados, algas y verduras de las montañas de Corea. Su interés por las algas le he llevado a encontrar nuevos sabores.

Kwon Woo Joong es un prestigioso cocinero coreano con restaurante propio desde el 2015. A lo largo de su trayectoria profesional ha sido responsable del departamento de cocina coreana de CJ Foodville, chef  propietario del restaurante East Village y chef de I+D en SunatFood, entre otros. Pese a que Corea es un país montañoso y con poco más, Kwon ha encontrado en las algas un filón donde explorar nuevas recetas y sabores, aprovechando la ductilidad y versatilidad alimenticia de este producto marino. Entre sus platos más famosos figuran la Kkoshiraegi Jat-muchim y el Sok-hoe de marisco (ensalada de filamentos de alga con piñones y marisco cocido al vapor).

El chef durante su reciente intervención en Madrid Fusión. J. SUÁREZ
El chef durante su reciente intervención en Madrid Fusión. J. SUÁREZ

—¿Cómo definiría la comida coreana en general?
—Actualmente es la comida o la alimentación que lleva la cultura en la que los coreanos han crecido y vivido a lo largo de siglos. Es una gastronomía basada en los productos naturales, frescos y sanos de la huerta coreana y la riqueza alimentaria del país.

—Corea es como un jardín o vergel de vegetales y frutas, ¿eso influye a la hora de cocinar?
—Es un país donde hay mucha montaña, por lo que todos los vegetales y verduras silvestres se utilizan mucho en la confección de los distintos platos de la cocina coreana. Eso marca el tipo de cocina que se elabora de forma tradicional.

—¿Cómo es su estilo de cocina?
—Utilizo vegetales silvestres o algas marinas, en definitiva empleo los ingredientes más naturales al máximo y busco la mejor forma de lograr un punto de cocción que permita saborear todos estos ingredientes que ofrece la naturaleza.

«En el intercambio de gastronomía y cocinas de Oriente y Occidente hay sinergias muy positivas»

—¿Cómo ve la influencia de la cocina occidental en la cocina asiática actual, y en el caso concreto de la coreana?
—Nunca he estudiado la cocina occidental, así que mi ADN culinario es totalmente coreano, pero sí que hay muchos cocineros coreanos y asiáticos que han viajado a Occidente y han traído a Corea métodos de cocina occidentales o ingrediente que han aprendido a cocinar aquí. No me parece mal ese grado de influencia pero me preocupa que se pierda el auténtico carácter coreano tradicional, en este sentido.

—La influencia culinaria, cada vez más potente, que ejerce la gastronomía oriental en la cocina occidental es buena para ambas culturas.
—Creo que puede haber una sinergia de cosas positivas, de las cosas buenas que vienen de Occidente, de la misma forma que se pueden traspasar elementos interesantes de la cocina asiática a Occidente ya sea con productos que falten o para mejorar cocciones y sabores.

—En la gastronomía del sudeste asiático se utiliza plancton, algas y otros productos del mar. ¿podría explicar cómo se elaboran los platos que contienen estos elementos?
—Como en Corea hay muchas montañas antes era muy difícil traer cosas del mar ya que no aguantaban mucho tiempo frescas. Lo que hacían era utilizar la técnica de salarlo, o dejarlo secar y después refrescarlo con diferentes elementos autóctonos.

«Las algas son buenas para revitalizar y recuperar la energía y se pueden utilizar en la cocina»

—Usted ha contribuido a cambiar los roles de la gastronomía coreana con sus recetas de algas nutritivas sobre todo.
—En el pasado las algas se consideraban un producto muy sano. Por ejemplo, a las mujeres que acaban de dar a luz, las embarazadas, a la gente que no tiene energía o está enferma, siempre se les da una sopa de algas, ya que es bueno para revitalizar y recuperar la energía. Antes se aplicaba sólo en la salud, ahora también se intenta diversificar para utilizarlo de diferentes maneras en la cocina.

—¿Cuál es su pescado y carne favoritos para cocinar?
—Son dos pescados no muy conocidos. En el caso de la carne, no se suele utilizar mucha carne en la cocina, pero si se hace es carne macerada o bastante madura. Lo que más se emplea es ternera macerada.

—¿Qué conoce de la cocina española?
—He estado tres veces en España, así que conozco un poco la gastronomía española, pero, como todos, he descubierto uno de sus mejores productos, el jamón. Esta última vez, lo que más me ha sorprendido es el método que tienen los españoles de comer muchas veces en platos pequeñitos, como las tapas y las raciones.

Minami Japanese Restaurant. Agradable viaje de sabores y aromas

Minami Japanese Restaurant es una opción excelente para los amantes de la gastronomía japonesa. El chef Ismael Fernández combina técnica y producto para lograr recetas especiales que brindan una experiencia sin igual. Y es que este elegante establecimiento va más allá del sushi, permitiendo al comensal realizar un largo viaje de sabores, aromas y texturas propias de Oriente.

‘Showcooking’ en el salón de Minami Japanese Restaurant.
‘Showcooking’ en el salón de Minami Japanese Restaurant.
Alguno de los platos del restaurante.
Alguno de los platos del restaurante.

El restaurante cuenta con una de las más prestigiosas Robatayaki de la isla, con los ingredientes más selectos, que llevarán al cliente directo a Miyagi con un solo bocado.
Entre los platos más emblemáticos de la carta se encuentran la lubina en hoja de plátano al papillote (que aporta una sensación exótica a los sentidos), el cochinillo al estilo asiático (con citronella, jengibre y salsa agridulce) con pomelo dulce (traído desde Vietnam) y Kumquat (proveniente de China).

Un ‘sushi’ de primera a la mesa.
Un ‘sushi’ de primera a la mesa.

La nueva incorporación esta temporada son los Yakiminamis, brochetas de carne y pescado que se elaboran en directo en la sala con la parrilla Yakirobata.
En Minami Japanese Restaurant también se sirve un increíble sushi  al que este año se suma el sushi contemporáneo, que combina el estilo tradicional con elementos exóticos. La combinación perfecta para disfrutar en las noches estivales.

Un país, cuatro continentes

0

Igual que España no se limita a la paella y la tortilla de patata, Perú va mucho más allá de ceviche y los tiraditos. La gastronomía peruana está conquistando al mundo a base de recetas muy tradicionales que dan pie a elaboraciones más creativas.

Se trata de una de las cocinas más ricas del mundo: en un solo país, hay influencias claras de cuatro continentes dada la llegada de los españoles en el siglo XVI con esclavos procedentes de África, la influencia francesa y las grandes corrientes migratorias de japoneses, chinos-cantoneses e italianos en el siglo XIX.

Ceviche con camote glaseado y ají. ANITA DE AUSTRIA
Ceviche con camote glaseado y ají. ANITA DE AUSTRIA

Óscar Molina, chef de Ibiza Gran Hotel, está completamente embelesado con la gastronomía peruana. «Nos hemos quedado en los ceviches, pero hay mucho más. Cuando empiezas a mostrar a la gente las posibilidades que presenta esta cocina,  se sorprende gratamente». El chef destaca que es una cocina «muy rica tanto en sabores como en diversidad», unas características que refleja a diario en su restaurante La Gaia fusionándolas con los sabores típicos de Japón.

Ceviche elaborado en La Gaia. R.E.I.
Ceviche elaborado en La Gaia. R.E.I.

Acercar toda la gastronomía de un país como Perú, con más de un millón de kilómetros cuadrados y unas peculiaridades geográficas que influyen directamente en los estilos culinarios, sería imposible. Pero sí se está apostando por dar a conocer algunos de sus platos más emblemáticos, en algunas ocasiones intentando respetar al máximo la tradición; en otras fusionándolos con otros sabores del mundo.

Jalea de cangrejo de concha blanda. R.E.I.
Jalea de cangrejo de concha blanda. R.E.I.

El agroturismo Atzaró también ha apostado por este estilo gastronómico caracterizado por el «ritmo, color y sabor», según Omar, el cocinero peruano que desde hace unos meses forma parte del equipo. La chef ejecutiva, Lucía Ferrer, afirma que la idea de la nueva barra peruana de Atzaró no era fusionar, sino «traer el puro estilo 100% peruano, una comida basada en el producto fresco, sabores ácidos y divertidos». Para conseguirlo, el equipo de Atzaró hizo las maletas y viajó a Lima a empaparse de su cultura gastronómica, y así poder «observar y escuchar a sus cocineros y probar sus platos más tradicionales», afirma Lucía Ferrer.

Lucía Ferrer, chef ejecutiva de Atzaró, con Omar, el cocinero peruano. ATZARÓ
Lucía Ferrer, chef ejecutiva de Atzaró, con Omar, el cocinero peruano. ATZARÓ

En el caso de La Gaia, los sabores de Perú están «fusionados con la cocina japonesa y adaptados a los gustos de aquí», según Óscar Molina. De este concepto Japeruvian, como denominan a esta fusión en La Gaia, surgen platos como la adaptación de la pachamanca, que nace en los Andes peruanos con una cocción muy peculiar. «Se hace un agujero en la tierra, se llena con piedras calientes que se cubren con hoja de plátano y diferentes hierbas propias de la zona. Sobre ellas se colocan las carnes y tubérculos. Todo se cubre con hierbas y se tapa con la propia tierra. Tras una cocción de dos horas y media, la carne queda perfecta», explica José Lem, peruano afincado en España desde hace diez años que llegó a Ibiza unos meses atrás para aportar su granito de arena en La Gaia.

Óscar Molina, en primer plano, prepara su versión de la pachamanca. R.E.I.
Óscar Molina, en primer plano, prepara su versión de la pachamanca. R.E.I.

Puesto que sería imposible cavar un agujero en mitad del salón o la cocina del restaurante, Óscar Molina ha realizado una adaptación que «se cocina en la mesa, delante del cliente». En un recipiente cerámico con tapa, se insertan piedras calientes y la hoja de plátano, sobre la que se coloca, en este caso, el pescado y las setas shitake. Se vierte una salsa con esencia de miso, se tapa y se deja cocinar durante dos minutos. ¿El resultado? Sencillamente espectacular.

Anticucho de pulpo. R.E.I.
Anticucho de pulpo. R.E.I.

En Atzaró, la pachamanca sí se  cocina sobre la tierra, aunque reconocen la complicación de este plato tradicional. «Es un plato con tres tipos de carne (cordero, pollo y cerdo) que requiere de una gran variedad de tubérculos».

Otro de los iconos culinarios de Perú es el anticucho. «El anticucho es un marinado muy típico en Perú. En mi país se hace con corazón de ternera; aquí lo elaboramos con pulpo», explica José Lem en la cocina de La Gaia.

Conchas a la parmesana. ANITA DE AUSTRIA
Conchas a la parmesana. ANITA DE AUSTRIA

La chef de Atzaró afirma que encontrar en la isla los ingredientes típicos de Perú (ajíes, hierbas y tubérculos son común denominador en la mayoría de los platos) no es complicado, pero sí es más dificultoso hacerse con determinadas variedades. Y es que hay que tener en cuenta que en Perú «hay más de 3.000 variedades de tubérculos».

«Perú tiene sierra, costa y selva, con lo que la variedad de frutas y vegetales difícilmente la iguala otra cocina en el mundo», recalca Lucía Ferrer.

Causa amarilla de cangrejo y mango con salsa cóctel. ANITA DE AUSTRIA
Causa amarilla de cangrejo y mango con salsa cóctel. ANITA DE AUSTRIA

«Volvemos al origen, a la autenticidad, a la cocina de nuestras familias, a los sabores de la tierrra y el mar —expresa Lucía Ferrer—. Una cocina sana que basa sus elaboraciones en la conservación, con sabores que no dejan indiferente al paladar, con colores que nos abren los ojos. Además de todo esto, la cocina peruana posee un ingrediente clave: la sencillez».

El Carnicero. El templo de la carne cumple un año

Las mejores carnes del mundo pueden degustarse en el asador El Carnicero, un auténtico Edén para los paladares más exigentes. En un impresionante restaurante situado en el primer cinturón de ronda de Vila, un gran equipo ofrece servicios de lujo y una variedad de cortes de carne que hace las delicias del comensal.

La entraña es exquisita, pero también lo son otros cortes como el T-Bone o el lomo alto, seleccionados de diferentes lugares del mundo, o el selecto chuletón de buey de El Capricho, que deja gratamente sorprendidos a quienes lo prueban.
El Carnicero está de aniversario. Hace un año que el establecimiento abrió sus puertas en Ibiza como extensión de su restaurante hermano situado en Milán, uno de los asadores más importantes de Italia.

Decoración, iluminación, disposición de las mesas… Todo está cuidado al detalle en El Carnicero, que nace de una casa payesa reformada respetando la arquitectura tradicional, y se extiende ofreciendo diferentes ambientes en los que cenar pero también relajarse a tomar una copa. El Circo, con una decoración clásica bajo una gran carpa, y El Patio, con una tenue luz exquisita, son algunas de las atmósferas donde satisfacer a los cinco sentidos, pero también hay salas en el interior de la casa payesa y una terraza junto a la parrilla.

- Publicidad -