Granitos de arena en un colador

No te lo pierdas

Cena de altura para celebrar Sant Ciriac

Una cena en el Sky Bar del OD Talamanca es una toda una experiencia por las espectaculares vistas de...

Un menú especial con la música de José Mora

El restaurante Corso ha preparado una velada muy especial para celebrar Sant Ciriac mañana por la noche. En el...

La unión entre la gastronomía y la elegancia

La unión entre la gastronomía y la elegancia Ir al artículo original
Jimena L. Ansótegui
Jimena L. Ansótegui
Periodista. Directora comercial de Diario de Ibiza

Granitos de arena en un colador | másDI - Magazine
Es bueno relajarse, dar un paso atrás y observar lo que ocurre alrededor

Siempre nos da por pensar en cómo aportar nuestro granito de arena en esto o en lo otro. Pero rara vez nos paramos a observar los granitos de arena que los demás depositan en nosotros. Fue ayer por la tarde cuando me dio por fijarme en ello y comencé a recoger mis granitos y a guardarlos en un colador. Salía de casa hacia una cita de trabajo a la que ya llegaba tarde.

Pintada como una puerta y producida como una película de animación. Mi ceño estaba fruncido y el estrés me superaba. Cuando llegué a la entrada de la urbanización donde vivo y vi que el seguridad aún no había pulsado el botón para abrirme el paso me puse todavía más nerviosa y al pararme a esperar lo miré furiosa. Él, sin embargo, me respondió con una sonrisa de admiración y desde lejos pude leer sus labios tras el cristal de su caseta diciéndome «muy guapa».

Me sentí mucho mejor y también mucho peor pues no se merecía que yo hubiera volcado sobre él toda la responsabilidad de mi enfado. Su gesto me cambió el chip y decidí comenzar a fijarme en lo que los demás hacen por mí en vez de en lo que dejan de hacer.

«mis granitos de arena van directos a un colador, y tal como entran, vuelven a salir»

Un par de minutos más tarde, cuando estaba saliendo del atajo que me llevaría a mi cita más rápidamente, una conductora despistada entró en mi camino cortándome el paso y dejándome atrapada. Comencé a hacerle gestos para que diera marcha atrás y ella se limitaba a copiarlos porque su coche moverse, no se movió ni un centímetro.

Entonces, cuando estaba a punto de volver a fruncir el ceño, un motorista, de unos cincuenta, adelantó a la despistada por un lateral y asomándose a mi ventanilla me cantó «piiii, piiii, piiiiii» sonrió y se fue. Cogí su granito, metí marcha atrás y dejé a la despistada pasar sin más discusión.

«Mis granitos de arena van directos a un colador y tal como entran vuelven a salir», pensé. Apenas habían pasado cinco minutos desde que salí de casa y esta nueva forma de ver las cosas no solo me había ayudado a identificar a las personas que intentan ayudarme sino que, además, me había devuelto la paz y la tranquilidad que necesitaba.

Náutica Ereso

Motor y automoción>Náutica Ibiza

Talaia Motor

Motor y automoción>Taller Reparación|Motor y automoción>Venta Vehículos Ibiza>Casas Baratas - Cas Serras - Can Escandell

Baleària

Motor y automoción>Náutica Ibiza

Trasmapi

Motor y automoción>Náutica Ibiza

Punicauto

Motor y automoción>Taller Reparación|Motor y automoción>Venta Vehículos Ibiza>Casas Baratas - Cas Serras - Can Escandell

El Hotel Pacha

Agencias y Hostelería>Hoteles Ibiza>Paseo Marítimo

Mercadona

Comercios y alimentación>Tienda Alimentación Santa Eulària des Riu

Lidl

Comercios y alimentación>Tienda Alimentación Santa Eulària des Riu

Eroski

Comercios y alimentación>Tienda Alimentación Ibiza

O Beach Ibiza

Ocio>Beach Club Sant Antoni de Portmany

Más artículos de este tipo