Payesas ibicencas vestidas con el traje típico
Payesas ibicencas vestidas con el traje típico

“Desde hacía tiempo teníamos noticias de la campaña que se venía haciendo en el campo para que desaparezca el traje típico que llevan las payesas.

Hoy, bien informados, sabemos que se realizan trabajos para convocar una reunión a este objeto. Prueba de ello es el manifiesto siguiente que se está repartiendo por los pueblos.

‘Centro Cultural de San Miguel.– La juventud de San Miguel, amante de la cultura y el progreso de Ibiza, no podemos silenciar por más tiempo nuestro desagrado por la extravagante moda de la mujer ibicenca, ridiculizando el nombre de Ibiza en revistas y periódicos y cuantos turistas extranjeros nos visitan. Además de las prendas de oro, que ponen en apuros económicos a muchas familias y que no son más que capital muerto y un ridículo más, el vestido de las mozas campesinas su costo es superior a 170 pesetas, mientras que un vestido de seda con la ropa interior correspondiente de uso universal su costo no es superior a unas 70 pesetas. Por los expresados considerandos de estética y economía, la juventud de San Miguel, unida como un solo hombre, resolvemos:

1.º Hacer público nuestro desagrado por el actual vestido de la mujer campesina.

2.º Llamar a una reunión de mozas, acompañadas de sus respectivas madres, las cuales designarán de entre ellas una comisión, la que asesorada por una modista y con modelos a la vista, decidirán adoptar un modelo honesto de uso corriente en los países más cultos y civilizados.

3.º Una vez que la comisión haya resuelto el modelo que deba adoptarse, se traerá uno al pueblo y se encargará a una persona de averiguar las modistas que lo confeccionen a precios más económicos cuando no los confeccionen las mismas interesadas.

4.º La comisión citada en el artículo anterior, una vez resuelto el modelo que deba adoptarse fijará un día domingo dentro de un plazo determinado para que comparezcan a misa en un mismo día vestidas con el nuevo modelo.

5.º Los mozos no harán demostraciones de desprecio hacia aquella mozas que no adopten el nuevo modelo, pero se apartarán en sus relaciones y trato social hasta tanto no lo adopten. (…)”

————

“(…) Si realmente no se busca más que vestir a nuestras hermosas campesinas con un traje de uniforme, cuyo modelo aún no se ha inventado, haciendo desaparecer la típica vestimenta ibicenca por considerarla poco acorde con los tiempos actuales, debemos declarar que no todo lo nuevo y exótico lo juzgamos digno de ser imitado, y aun consideramos una desgracia para nuestra amada isla la introducción de ciertas modas que acabarían con nuestra personalidad. (…)

No, jóvenes ibicencas, no permitáis que por un modernismo mal entendido se os despoje de lo que es ornato para vuestro cuerpo y defensa para vuestra alma. Modas exóticas, no. Los tiempos cambiarán y vuestro espíritu femenino ya os dictará los cánones y patrones para cortar vuestros vestidos (…)”.
——————

(…)”¿Se han fijado alguna vez los defensores-conservadores de la antihigiénica moda campesina las prendas que llevan superpuestas y el peso que representan? ¿Las han visto trabajar durante el verano o estación de la siega y se han dado cuenta lo que sudaban bajo tan incómodos vestidos?

¿Saben lo que representa para el sexo débil el sombrero de medio kilógramo y el pañuelo envuelto a la cabeza sin poder lucir las fibras de sus brillantes cabellos?

¿Se dan cuenta perfecta en la forma como llevan los corpiños (sumamente estrechos) y que por tanto contribuyen a la deformidad del cuerpo, cuya es la mejor de sus galas?

¿Es cosa muy artística el ver en pleno siglo XX a nuestras indefensas jóvenes con la trenza que les llega a medio tronco, a veces causa de la calvicie, mientras las nacidas en las ciudades lo llevan cortado a lo garçon? (…)”.

PEDRO TORRES TORRES

(Texto original)
Diario de Ibiza.
25 de julio,
19 y 27 de agosto de 1931