Un momento del funeral oficiado en el Paseo de Vara de Rey a los pocos días del siniestro. Arxiu d’Imatge i So. Consell Insular.
Un momento del funeral oficiado en el Paseo de Vara de Rey a los pocos días del siniestro. Arxiu d’Imatge i So. Consell Insular.

“Ayer a las siete de la tarde, en el Paseo de Vara de Rey, tuvo lugar el funeral por el eterno descanso de las víctimas del accidente aéreo del pasado día 7.

A las seis de la tarde cerraron todos los establecimientos comerciales de la ciudad y una gran muchedumbre fue reuniéndose en la explanada y calzadas del paseo, las cuales previamente fueron cerradas al tráfico de vehículos.

Imagen de la capilla levantada en el lugar del accidente. Fotos: Arxiu d’Imatge i So. Consell Insular.

Millares de ibicencos y de residentes de toda la isla acudieron a la misa conmemorativa por los hermanos que fallecieron en el trágico accidente de aviación, respondiendo así al acto religioso organizado por la Delegación del Gobierno y los Ayuntamientos de Ibiza y Formentera.

Frente a la estatua central del paseo se había levantado, por los servicios municipales, una gran tarima y un altar.

El Obispo Auxiliar de Ibiza, Monseñor Teodoro Úbeda, concelebró la misa con otros cinco sacerdotes de la Diócesis y en la homilía, escuchada con toda atención por los millares de asistentes, se congratuló por la demostración multitudinaria del dolor para los fallecidos y sus familares, terminando con el deseo para todos de paz y caridad.

Presidieron el acto con el Delegado del Gobierno, don José Mieza Martín-Conde, el Delegado Provincial de Trabajo, don José Salazar Belmar, que ostentaba la representación del Ministro de Trabajo (…). Todos los ayuntamientos en pleno estaban presentes, así como representaciones de todos los organismos y estamentos de la vida insular (…).

A la misa en memoria de los fallecidos acudió una gran multitud. Arxiu d’Imatge i So. Consell Insular.

Los familiares de las víctimas ocuparon sitios preferentes, frente a las autoridades, al lado del altar.

Los balcones de los edificios, con colgaduras y crespones, estaban llenos de gente, que no cabían en el paseo. Fue, pues, un acto demostrativo del unánime dolor de nuestras islas por la catástrofe aérea de la semana pasada.

El Delegado del Gobierno, que representaba al Gobernador Civil de Baleares, recibió de la primera autoridad de la provincial el siguiente telegrama: “Ante imposibilidad material desplazarme a esa querida isla, únome corazón esperando haga llegar familiares, víctimas, especialmente isla, mi profunda condolencia. Salúdole. Víctor Hellín”.

(Texto original)
Diario de Ibiza.
16 de enero de 1972