Usoa Arregui
Executive & Team Coach

Este pasado jueves 8 de marzo, durante la jornada eWoman Ibiza, pudimos escuchar la experiencia en primera persona de mujeres de éxito. Fue una experiencia rica e inspiradora. Nosotros, el equipo de Different Coaches, nos propusimos acompañar esos ejemplos de vida invitando a todas a las asistentes a hacer una reflexión colectiva sobre el éxito.

Empezamos preguntándoles cuántas de ellas se consideraban persona de éxito, y fue sorprendente constatar que ni la mitad de la sala levantó la mano. Que unas cuantas no lo hicieran, chocó con una de las creencias que más nos define en nuestra actividad de coaching: todas, todas, somos personas de éxito.

Nosotros apostamos muy fuerte por esta creencia, y nos empeñamos en construir todo nuestro trabajo sobre ella, pues, a veces, cuando planteamos un reto, algunas personas miran a sus referentes inspiradores y se motivan a través de ellos, pero también, a veces, podemos boicotearnos y decir «ya, pero ella, ese referente, es una persona de éxito y yo no». Las etiquetas que nos ponemos a veces nos ponen palos en las ruedas. Nosotros, insistimos, creemos firmemente que todas somos personas de éxito y se nos metió entre ceja y ceja subir a todo el auditorio al carro de esa creencia.

Propusimos a todas que miraran atrás en su vida e intentaran, a través de una imagen que habían escogido previamente, recordar una historia en la que ellas fueran las protagonistas y en la que lograran el éxito. En un minuto todas tenían su historia, a algunas les cambió la expresión de la cara. Cada una de esas historias es, por supuesto, una evidencia que desmiente la creencia «yo no soy una persona de éxito».
Pero ojo, no todos los éxitos son iguales, cada uno puede llevar unos ingredientes muy diferentes, y hay tantas recetas del éxito como personas, y una infinidad de ingredientes posibles: para algunas personas conseguir éxito es conseguir confort, para otras estatus, para otras es tener el afecto de la gente cercana, para otros significa obtener seguridad… y así hay una infinidad de ingredientes que pueden componer la receta del éxito de cada uno. «Yo a la mía le pongo creatividad», «Pues yo a la mía le pongo paz», «¿Ah sí? Mira, yo también».

No todos los éxitos son iguales, cada uno puede llevar unos ingredientes muy diferentes, y hay tantas recetas del éxito como personas

Cada uno tiene su receta. Descubrirla y aceptarla, independientemente de cuál sea la receta de los demás, es sin duda una de las claves del éxito.
Invitamos a todas las asistentes a que, por equipos, compartieran con las demás sus historias de éxito e intentaran averiguar si había algún ingrediente común con el que escribiríamos la receta colectiva de la jornada eWoman Ibiza 2018.

Estos son los ingredientes que lleva la receta colectiva del éxito para las asistentes al evento:

—Libertad, «para tejer nuestra propia vida porque entendemos que cada persona es la única responsable de su futuro, pudiendo decidir cada persona lo que quiera».
—Amor, «en las cosas que nos proponemos, que nos hace brillar, la pasión que ponemos en lo que nos gusta».
—No tener miedo al cambio, para «dejar las reglas a un lado».
—Emoción, «entendiendo que la vida es un camino lleno de emoción».
—Acción, «la superación de penas y penurias, como cuando levantas un interruptor para decidir si quieres cambiar algo».
—Renacer, «para vivir, pese a todo».
—Valentía, «medir cómo estamos y, siendo mujeres valientes, decidir qué cambiar».
—Viajar y vivir, «el viaje del renacer, resurgir de las cenizas y hacer un esfuerzo de superación y realizar una introspección».
—Estrategia, «para la gestión de los recursos a la hora de tomar decisiones, que dependen de uno mismo».
—Igualdad, «el esfuerzo en común, entre hombre y mujeres, toda una vida de trabajo, entendiendo que puede haber proyectos entre varias personas diferentes».
—Estar a gusto, «sensación personal interior de sentirnos bien, sentirse a gusto con una misma».

Uno de los grupos durante la exposición de las diversas experiencias personales: cada una tenía que contar un episodio de éxito en su vida, y después, debían elegir a una portavoz que explicara cuál era el valor que había caracterizado todas las vivencias

Sin embargo, de la misma forma que una receta colectiva es fundamental para que un equipo de personas llegue donde se propone, una receta individual, la propia e intransferible de cada uno, puede ser una herramienta potentísima para construir un proyecto vital exitoso. Es por ello que, para finalizar nuestra intervención, invitamos a todas las asistentes a pensar en su receta individual y que, a partir de ahí, determinaran el primer paso de un pequeño plan de acción que les permitiera empezar a crear su propia historia de éxito, otra, una más.
Fue un verdadero placer reflexionar con todas las mujeres y hombres que asistieron al evento sobre el éxito, y estamos absolutamente agradecidos a todas y cada una de ellas por compartir su historia, su visión y su sensibilidad con todos nosotros. El éxito, real y auténtico, se transmitió en cada una de las palabras, y muchísimas emociones, que se compartieron.
¡Muchísimas gracias a todas, personas de éxito!

- Publicidad -