La gastronomía global de Ibiza y Formentera está sufriendo una interesante y delicada transformación en los últimos años y se ha convertido en un polo de atracción para los grandes chefs y brands internacionales que buscan asociar su nombre al de la potente marca que ostenta Ibiza a nivel mundial.

El desarrollo de la gastronomía crece en paralelo a la oferta del turismo de lujo y el turismo gastronómico y ha creado una gran oferta de restaurantes, chiringuitos de playa y locales de franquicias culinarias nacidas al rebufo de la eclosión de una demanda de producto de alta cocina y alto standing. En este contexto se sitúan franquicias como Nobu, Cipriani, STK, Sagardi o Tatel, que han importado su cocina, estilo y know how a la restauración local. Estas conviven con las marcas nacidas en la propia isla que buscan su reconocimiento y status a nivel pitiuso para su exportación internacional como Lío, Heart, Sublimotion, Pachá, Zela, Blue Marlin Ibiza, The Cotton Club, La Gaia, Ushuaïa Beach Club, Montauk, El Carnicero, Minami o It, entre otras.

Este fenómeno coexiste con otras marcas de reciente creación como el Chiriringuito Blue, Bikini by Cathy Guetta, Turquoise o Beachhouse, que se suman a esta ya competitiva oferta de cocina de altos vuelos y nuevos restaurantes de cocina pitiusa.

Chefs con estrellas Michelin que tienen restaurantes en la isla o han participado en eventos gastronómicos. Ferran Adrià, Nobu Matsuhisa, Paco Roncero, Ricardo Sanz, Sergi Arola, Ángel León, Albert Adrià, Martín Berasategui, Dani García, Susi Díaz, Pepe Pérez y los hermanos Torres. fotos: Sergio G. Cañizares, Aisha Bonet, Vicent Marí

Los chefs estrellas

El fenómeno de la restauración de lujo llegó de la mano del chef Sergi Arola con su local franquicia Vi Cool en el Hotel Aguas de Ibiza Lifestyle & Spa, le siguió Paco Roncero con sus marcas Sublimotion y Estado Puro, que se establecieron en el Hard Rock Hotel Ibiza. Los hermanos Ferran y Albert Adrià junto con Rafa Zafra inventaron un nuevo concepto de gastronomía y circo en Heart; Ricardo Sanz aportó su experiencia y estrellas en Zela; y el prestigioso Nobu Matsuhisa trajo la cocina preferida de Robert de Niro a Nobu Ibiza Bay.

Foto artística de promoción del restaurante de lujo Heart Ibiza, donde se combina el espectáculo y la gastronomía. Heart
Foto artística de promoción del restaurante de lujo Heart Ibiza, donde se combina el espectáculo y la gastronomía. Heart

Esta avanzadilla de cocineros estrellas con pedegrí Michelin ha servido de efecto llamada para que otros chefs de renombre irrumpieran el firmamento gastronómico pitiuso. Los gemelos Torres, Dani García, Pepe Solla, Quique Dacosta, Ricard Camarena, Susi Díaz, Pepe Rodríguez, Diego Guerrero, Ángel León, Paco Pérez, Jean Michael Neichel, Jesús Sánchez, Alejandra Rivas, Marga Coll y Nacho Manzano, entre otros, han participado en distintos foros y eventos gastronómicos que han tenido lugar en la isla como consecuencia de este impacto.

El propio Consell de Eivissa ha impulsado la presencia de grandes nombres de la cocina nacional e internacional en el Foro Profesional de Gastronomía del Mediterráneo que se celebra anualmente. La Academia de Gastronomía de Ibiza y Formentera también ha potenciado el mejor conocimiento de la cocina y el producto local en diferentes foros desde su creación hace dos años.

El restaurante cabaret Lío fue el pionero en situar a cualificados chefs como Pau Barba al frente de sus cocinas y del concepto del restaurante show que continuaron Heart, STK, Destino y Tatel con otros modelos. Este desarrollo profesional y mediático que han traído los chefs estrellas ha servido igualmente de trampolín para cocineros locales como Óscar Molina, Íñigo Rodríguez, Samuel G. Galdón, José Miguel Bonet, Pau Barba, David Reartes, Cristian Periscal, Moisés Machado o Pepe Torres ‘Racó’, entre otros, que están al frente de los fogones de destacados restaurantes en Ibiza y Formentera.

Oferta y demanda: el equilibrio

La oferta de cocina de estrellas Michelin ha proliferado en los tres últimos años a un gran ritmo hasta tal punto que en 2018 casi supera a la demanda. Una preocupación que comparten este verano todos los profesionales y empresarios, porque está a punto de romperse el fino y delicado equilibrio entre la influyente gastronomía importada y la pujante cocina tradicional local. La cuina eivissenca y de Formentera también ha renovado sus sabores para competir con esta nueva ola culinaria que ha irrumpido en las Pitiüses con grandes inversiones y fuerza.

El mercado es sabio y regula la oferta y demanda de una gastronomía insular que debe competir ahora también con la cocina de lujo. No todo lo que reluce es oro y algunas franquicias se han quedado en el camino de la exigente demanda de calidad del turismo gastronómico, que pierde esta temporada los visitantes prestados que ha tenido de los países ribereños del Mediterráneo que tenían problemas de inestabilidad. Algo que todos conocían desde hace años y que ahora parece materializarse.

una asignatura pendiente de la restauración de lujo en las islas es contar con alguna estrella michelin

Ninguna estrella Michelin

La asignatura pendiente sigue siendo la primera estrella Michelin para un restaurante de Ibiza. Formentera lo logró fugazmente, y se volatilizó. Pese a toda esta avalancha de renombres e inversiones en las Pitiüses, ningún establecimiento local cuenta con estrella Michelin.

- Publicidad -