En 2020 prácticamente todos los núcleos de población de Ibiza y Formentera tendrán acceso a la fibra óptica.

La previsión es que en los próximos dos años la banda ancha llegue a las viviendas de los pequeños núcleos urbanos gracias a un plan de subvenciones del Govern balear con fondos Feder.

En total, diez zonas de Ibiza (Sant Mateu, Santa Agnès, es Cubells, Sant Joan de Labritja, Sant Llorenç, Sant Vicent de sa Cala, Portinatx, cala de Sant Vicent, Sant Miquel y el Port de Sant Miquel) y una de Formentera (Cap de Barbaria) podrán disponer de fibra óptica en los próximos dos años, según el plan de ayudas del Govern.

Tan solo ses Salines de Formentera, con 8 habitantes censados, se ha quedado fuera de este programa de ayudas que se nutre de fondos europeos.

Un plan del Govern dota de cobertura a once pequeños núcleos urbanos de Ibiza y Formentera en los próximos dos años

El plan consiste en dotar de cobertura las zonas blancas del archipiélago (NGA), que son aquellas que no disponen de cobertura de redes de banda ancha y donde tampoco hay previsiones de las operadoras para su instalación en un mínimo de tres años.

Estas áreas tienen muy difícil su acceso a la fibra óptica si la compañía operadora no recibe una subvención para que le sea rentable ‘tirar’ el cable hasta allí. De esta manera, se subvenciona a las compañías con el 40 y el 50% del presupuesto.

En el año 2020 la conectividad alcanzará prácticamente todos los ricones de la isla. Foto: Istock

Cultura digital

La convocatoria de este plan, hecha pública el pasado mes de septiembre, «ha sido un éxito», según comenta el director general de Desarrollo Tecnológico del Govern balear, Benjamí Villoslada, que remarca el interés de los ciudadanos de Balears en tener una buena conectividad.

Ahora, las operadoras tienen de plazo hasta julio de 2020 para llevar la fibra a todas las zonas adjudicadas.

Las operadoras tienen de plazo hasta julio de 2020 para llevar la fibra a todas las zonas adjudicadas

En Balears existe una mayor cultura digital que en otras poblaciones y eso se debe a la idiosincrasia de la sociedad balear, «que tiene un población extranjera residencial muy grande a la que le gusta ver canales de televisión de su país, películas en versión original, consume mucho producto digital y audiovisual», apunta Villoslada.

El hecho de que el ciudadano balear sea más «activo» digitalmente se refleja, por ejemplo, en los datos que manejan las compañías: el 30% de los ciudadanos que tienen acceso a la fibra óptica la compra en los primeros días de ser instalada.

Así se explica que Balears sea la comunidad autónoma con mayor implantación de banda ancha, casi un 90%, y una de las más altas de Europa. «El interés de la ciudadanía en la conexión de banda ancha hace que en las Islas sean rentables para las operadoras, en lugares incluso con sólo 500 o 1.000 habitantes», señala.

 FUENTE: FUNDACIÓN TELEFÓNICA. ‘SOCIEDAD DIGITAL EN ESPAÑA 2017’
FUENTE: FUNDACIÓN TELEFÓNICA. ‘SOCIEDAD DIGITAL EN ESPAÑA 2017’

No ocurre lo mismo en otras zonas de España, donde la fibra óptica todavía no es atractiva para la población y a la gente le basta con el móvil. «Hace poco en un encuentro territorial una directora general de otra comunidad autónoma se quejaba de que habían cableado una población con 300 viviendas y solo 8 habían comprado banda ancha; en la Islas, según la proporción, habrían sido 90», cuenta Villoslada.

La fibra óptica alcanzará en dos años  al 90% de la población de Balears

En el territorio nacional, la implantación de la banda ancha es de un 90% en las grandes ciudades y de un 60% en la zona rural. En Balears, con este plan que está en marcha, la fibra alcanzará al 90% de la población «y será indiferente que esté situada en ciudades grandes o en pueblos de 1.000 habitantes».

Cuarta revolución industrial

«Para nosotros no debe haber diferencias porque cualquier lugar de las Islas es bueno para trabajar en productos digitales de la cuarta revolución industrial. Queremos que esa actividad económica complemente el monocultivo turístico y para conseguirlo teníamos que empezar por las infraestructuras; que fuesen singulares y cubriesen todo el territorio», asegura el director general de Desarrollo Tecnológico del Govern.

Cerca del 90% de la población balear usa Internet

En 2017, el porcentaje de personas que había utilizado Internet en los últimos tres meses ascendía al 88,5%. El servicio más utilizado, por casi ocho de cada diez ciudadanos, sigue siendo el correo electrónico, seguido de la lectura online de noticias de actualidad (78,5%) y de la búsqueda de información sobre bienes y servicios (78,3%).  Respecto al teléfono móvil, el 61% de los niños de edades comprendidas entre los diez y los quince años tienen uno, mientras la cifra de adultos que lo ha utilizado en los últimos tres meses llega al 97,2%. El porcentaje de personas que ha comprado en Internet ha crecido casi 6 puntos durante el último año, situándose en el 47,9%.

¿Y qué pasa con las zonas que están fuera de esta última convocatoria y que no tienen posibilidad de acceder a la banda ancha? «Después de esa fase, la de subvenciones hasta el 50%, quedarán zonas no rentables para ninguna operadora si la subvención no es superior (80-100%)», explica Villoslada.

Otras soluciones

Para esa fase no hay ayudas europeas, «pero existen otras soluciones previstas para la siguiente legislatura: crear redes troncales públicas para bajar el precio de la conexión troncal a internet y acercarla a lugares rurales; conseguir ayudas agrarias en los lugares que sean creíbles porque existe actividad agraria; usar el Impuesto de Turismo Sostenible para el 50% de subvenciones que no da Europa…».

Pioneros en Balears en la instalación del ‘internet de las cosas’

Balears encabeza un proyecto piloto en conectivdad en el ParcBit de Mallorca donde se ha instalado una antena en el edificio de telecomunicaciones para recoger datos de sensores situados en las entradas de los aparcamientos. Así, a través de un sistema de sumas y restas, es posible controlar el número de vehículos que entran y salen y establecer las plazas ocupadas y libres de cada uno de los aparcamientos. «Los sensores se pueden aplicar en multitud de cosas, como la violencia de género, que puede advertir de una amenaza a través de una pulsera, el tráfico en las carreteras, aparcamiento o la ocupación de las playas de las Islas», señala Benjamí Villoslada.

Así, como recordó el presidente de Telefónica, José María Alvárez-Pallete, recientemente en con motivo del congreso de directivos CEDE celebrado en Palma, «Balears es el archipiélago mejor conectado de Europa».

Balears está cumpliendo con creces el objetivo de la Agenda Digital

Según la memoria que elabora la Fundación Telefónica ‘Sociedad Digital en España 2017’ Balears está cumpliendo con creces el objetivo de la Agenda Digital.

Alvárez-Pallete señala que «durante los próximos 20 años la humanidad va a cambiar más que en los 300 años anteriores».

En ese sentido, destaca que en 2025 «100.000 millones de personas y cosas estarán conectadas a la red» y que el «tráfico de datos se va a multiplicar por un factor de 11 veces, por lo que hay que estar preparados para no convertirse en un cuello de botella».

Balears, de momento, llega preparada para esa cuarta revolución industrial, con más de un 90% de la población con acceso a la fibra óptica.

- Publicidad -