Todos contra el acoso escolar

La mayoría de situaciones de ‘bullying’ se producen entre niños de entre 12 y 13 años

Los niños que sufren acoso escolar se aíslan y pierden la capacidad de relacionarse con otros niños. Foto: THINKSTOCK
Los niños que sufren acoso escolar se aíslan y pierden la capacidad de relacionarse con otros niños. Foto: THINKSTOCK Expertos avisan de que el caso de la violación grupal de Jaén no es aislado y atribuyen estas conductas a la falta de compasión y empatía ESPAÑA EUROPA MADRID SOCIEDAD THINKSTOCK

Uno de los principales temores de los padres es que sus hijos pueden sufrir acoso escolar. El acoso escolar, conocido también como bullying, es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma frecuente durante un tiempo determinado.

Entre las formas en las que puede presentarse el acoso escolar, distinguimos cinco tipos:
Agresión verbal: Este tipo de maltrato se presenta en forma de agresión verbal, y en él los insultos y descalificativos aíslan y desprestigian a la víctima provocando en ella una baja autoestima.
Agresión social: Consiste en marginar a la víctima dentro del colectivo donde se mueve. Se trata de un tipo de acoso difícil de detectar, ya que en este tipo de maltrato las víctimas no suelen comentarlo con ningún adulto.
Agresión psicológica: En este tipo de agresión la víctima es objeto de burlas y humillaciones provocando inseguridades y miedos en el menor.
Agresión física directa: Esta agresión se presenta en forma de golpes, empujones, collejas, o agresiones físicas colectivas a una víctima. A diferencia de la agresión social, este tipo de maltrato es más fácil de detectar por las consecuencias físicas provocadas en la víctima.
Agresión indirecta: En esta ocasión, se roban objetos a la víctima, material escolar, rompen su mochila, se lo esconden?

Los niños que sufren acoso escolar se aíslan y pierden la capacidad de relacionarse con otros niños.
Los niños que sufren acoso escolar se aíslan y pierden la capacidad de relacionarse con otros niños.

Sin embargo saber si nuestro hijo está sufriendo acoso escolar no es tarea sencilla. Existen casos en los que los hijos deciden confiar en sus progenitores para contarles lo que sucede, en otros, en cambio, no lo hacen y saber que nuestro hijo está siendo víctima de bullying resulta una tarea más que compleja.
En las ocasiones en las que se tenga certeza de que un menor está siendo victima de un posible caso de acoso escolar y está lo tenga en silencio, observar los cambios de comportamiento y conductas ayudará a los padres a conocer lo que está ocurriendo a su hijo.

Cuidado con el ciberacoso

En la era de la telefonía digital hay que tener en cuenta que este aparato al que los niños y adolescentes andan pegados todo el día es puede ser uno de las principales herramientas para producir acoso escolar.

Uno de cada cuatro casos de hostigamiento es cibernético, según los expertos.
El móvil , más que un juego o entretenimiento, puede convertirse en una pesadilla, en la herramienta que utilizan los ciberacosadores.

Los ciberacosadores casi siempre suelen buscar a las mismas víctimas: chicas, de unos 13 años que destacan por algún motivo y con una familia de perfil convencional (padre, madre y hermanos).

Lo certifica un informe que alerta de que llega a pasar todo un curso sin que las víctimas se atrevan a contarlo, lo que agrava todavía más la situación de desamparo de la víctima.

- Publicidad -