La casa (eficiente) de tu vida

Las viviendas acaparan el 41% del consumo energético de la Unión Europea. La Fundación la Casa que Ahorra aconseja que una casa debe estar aislada eficientemente, sin fugas de aire y con una ventilación adecuada

Construir desde cero de manera sostenible puede suponer un ahorro energético del 90%.
Construir desde cero de manera sostenible puede suponer un ahorro energético del 90%.

El sector de la construcción de la Unión Europea es el mayor consumidor específico de energía de Europa, con una absorción de energía del 41% por delante del transporte (33%) o del sector industrial (26%), según los datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, IDAE. Es más, el 75 % de los edificios de la UE son ineficientes desde el punto de vista energético.

Para frenar esta tendencia contaminante en mayo de 2010 se aprobó una directiva europea relativa a la eficiencia energética de edificios, que establecía que a partir del 31 de diciembre de 2020 todos los edificios de nueva construcción debían ser edificios de consumo de energía casi nulo.

En España, el sector de la construcción se ha movilizado con distintas iniciativas destinadas a la formación, concienciación y aplicación de una serie de normativas para conseguir que edificios eficientes. Una de ellas es la Fundación la Casa que Ahorra, un grupo de empresas líderes del sector que se han unido con un objetivo principal: sensibilizar a todos los sectores de la sociedad sobre la importancia de la eficiencia energética en la edificación y los beneficios que puede reportar para el ahorro económico y energético, la protección del medio ambiente y la creación de empleo. Para ello incorporan, además, criterios de confort acústico y seguridad pasiva contra incendios a la definición de viviendas sostenibles.

«Nuestras calefacciones y aparatos de aire acondicionado suponen dos tercios del consumo total de energía de un edificio. Pero eso no significa que el despilfarro se produzca al consumir electricidad. Estas cifras tan elevadas se deben fundamentalmente a la falta de un correcto aislamiento de nuestra vivienda, tanto de muros y cubiertas como de huecos acristalados», aseguran desde La Casa que Ahorra.

Casas pasivas

Una vivienda energéticamente eficiente es aquella que demanda hasta un 90% menos de energía. Desde esta fundación señalan que España va por detrás de otros países de Europa, como Alemania, Suiza o Francia han establecido un estándar de eficiencia energética que denominan Passive House. Son casas que logran el mismo nivel de confort que una vivienda convencional, pero consumiendo 20 veces menos que una vivienda española.
La casa eficiente debe tener un buen aislamiento y un sistema de ventilación que aproveche bien la energía; debe registrar una pérdida energética mínima; debe utilizar al máximo la energía solar, que sumada al calor desprendido por los cuerpos y el de los aparatos eléctricos logre ser un magnífico radiador.

Aislar y ventilar

Para la Casa que Ahorra, a la hora de construir una casa es necesario atender a tres conceptos básicos: aislarla eficientemente, estanqueidad del aire interior, sin fugas de aire indeseadas; y una ventilación adecuada.

Construir una casa desde cero es una gran oportunidad para ahorrar el máximo de energía, pero también existe la posibilidad de rehabilitar nuestra vivienda habitual para hacerla más eficiente y reducir sus emisiones de CO2.

«La mayor parte de edificios del parque residencial actual se construyeron hace décadas, sin criterios de eficiencia energética», recuerdan desde la fundación, que asegura que aplicando técnicas de eficiencia energética en su rehabilitación, «sería posible obtener disminuciones cercanas al 90% en su demanda energética».

En la actualidad, hay disponible un amplio abanico de ayudas y subvenciones, gestionadas por las distintas administraciones públicas, así como deducciones fiscales. El año pasado, el Govern abrió una línea de ayudas a la conservación y rehabilitación de edificios.

- Publicidad -