Parte del público congregado ante la Delegación del Gobierno
Parte del público congregado ante la Delegación del Gobierno

Una manifestación compuesta por varios miles de ciudadanos se dirigió el 14 de octubre (un mes antes de la muerte de Franco) a la sede de la Delegación del Gobierno, portando pancartas de adhesión al Jefe del Estado, al Príncipe de España, al Gobierno y a las Fuerzas Armadas y de Orden Público, después de la celebración de una misa que tuvo lugar en Santa Cruz en testimonio del dolor de los habitantes de Ibiza por los miembros de las Fuerzas del Orden Público caídos en acto de servicio, víctimas del terrorismo.

Jamás una concentración en Ibiza movilizó a tantos ibicencos como la que tuvo lugar el 14 de octubre, asistiendo a ella ibicencos y formenterenses de todas las edades, así como numerosos residentes en la isla.

Los ibicencos se manifestaron por la paz de España, “la gran victoria de un pueblo que quiere seguir estando unido y que protesta contra el terrorismo y todas las injerencias extranjeras en los asuntos de nuestro país”.

Ocupaban el balcón central de la delegación del Gobierno el gobernador civil, Carlos de Meer y Ribera, el delegado del Gobierno, Antonio Torres Tur, el comandante militar, Gabriel Cortés Oliver, y el alcalde accidental de Ibiza, Juan Cardona Tur.

El alcalde afirmó “nuestra incondicional y absoluta adhesión a las medidas que, en autodefensa de nuestra sociedad, que quiere y exige seguir viviendo en paz, han sido dictadas últimamente (….). Somos conscientes de que los españoles unidos, y ahora lo estamos más que nunca jamás seremos vencidos”.

Por su parte, el gobernador civil y jefe provincial del Movimiento, Carlos de Meer, aseguró que “nosotros, españoles de Formentera y de Ibiza, no toleraremos jamás que los extranjeros que vienen aquí a disfrutar de nuestras bellezas traten desde fuera de imponernos sus costumbres o de meterse en los asuntos que son privativamente nuestros. Parece que no nos quieren admitir en el Mercado Común; que se lo metan por donde les quepa, porque España puede vivir sola”. Carlos de Meer acabó su alocución diciendo: “En nombre del Gobierno de España os doy a todos las gracias y os pido que conmigo cantéis el ‘Cara al Sol’ que se ha convertido en el himno de unidad patria, dejando de ser un himno de partido político o de movimiento para ser el himno de la Patria, el cual cantamos todos pensando en España”.

El delegado del Gobierno, Antonio Torres Tur recalcó la españolidad de los ibicencos que se manifestaban ante su sede: “Soy ibicenco y me enorgullece y me honra infinitamente ver toda Ibiza y Formentera reunida aquí para rendir este tributo a la Patria, y a España. Nosotros sí gritamos, gritamos viva España y no nos cansamos de gritar y expresamos nuestra más completa repulsa contra éstos que nos quieren prohibir que sigamos adelantando al paso alegre de la paz (…)”.

(Texto reelaborado)
Diario de Ibiza. 1975