“En todos los solares periféricos de nuestra ciudad surgen como por encanto, día a día, grandes edificaciones, agrupaciones de viviendas, que cambian rápidamente la fisonomía de Ibiza, proporcionándole aspecto de gran ciudad.

Precisamente por esto se hace más urgente e indispensable que nuestro Ayuntamiento redacte unas ordenanzas municipales en las que se establezcan con claridad las normas de construcción a que deberán sujetarse dichas edificaciones en los diversos polígonos de urbanización previstos en Ibiza. Pero esta medida urge, pues los nuevos edificios surgen como setas y esas normas no deben recibirse de palabra ni estar sujeto al criterio variable de personas distintas (…). Unas normas impresas que permitan conocer, a quienes pretendan edificar, las condiciones y normas valederas en las distintas zonas de nuestra población (…)”.

(Texto original)
Diario de Ibiza.
6 de diciembre de 1962