Maloclución, un problema que hay que prevenir desde la infancia

No te lo pierdas

Cena de altura para celebrar Sant Ciriac

Una cena en el Sky Bar del OD Talamanca es una toda una experiencia por las espectaculares vistas de...

Un menú especial con la música de José Mora

El restaurante Corso ha preparado una velada muy especial para celebrar Sant Ciriac mañana por la noche. En el...

La unión entre la gastronomía y la elegancia

La unión entre la gastronomía y la elegancia Ir al artículo original

­

Sara Guasch
Sara Guasch

[dropcap type=»1″]U[/dropcap]na de las alteraciones que con más frecuencia se observa en los niños es la maloclusión. En la sociedad actual, con el uso de biberones y las dietas blandas generación tras generación, el sistema masticatorio presenta falta de desarrollo.

Por ello encontramos con alta frecuencia niños con maxilares y mandíbulas pequeños, con falta de espacio para la correcta colocación de los dientes y, consecuentemente, una mala relación de la arcada superior con la inferior, derivando en una mala oclusión. La malaoclusión no es únicamente un problema estético, conlleva una mala función. Esta mala oclusión , con una incorrecta masticación, implica a su vez un limitado desarrollo de las estructuras musculoesqueléticas involucradas en la masticación. Por ello es fundamental detectar desde muy pequeños como está siendo el desarrollo del niño en este aspecto para prevenir futuras maloclusiones que cuanto más avanzadas en el tiempo, necesitan ortodoncias más complicadas y extracciones dentarias por falta de espacio.

La rehabilitación neuroclusal es una ortodoncia preventiva que tiene como objetivo detectar las maloclusiones en edades tempranas para acompañar el desarrollo de las estructuras, ayudar al desarrollo de los maxilares y establecer una buena colocación de los dientes desde pequeños. Con una buena oclusión la masticación hará el trabajo, la función crea al órgano.

En rehabilitación neuroclusal se utilizan aparatos removibles en ambas arcadas, actúan por presencia, sin tensiones dolorosas. Los niños se adaptan a llevarlos fácilmente. Se consiguen expansiones de las arcadas adecuadas, permitiendo la correcta colocación dental.

En muchas ocasiones los padres consultan por la maloclusión de sus hijos, pero está muy extendida la creencia de que hay que esperar a la erupción de toda la dentición definitiva. Pero actuar a tiempo en edades tempranas ayudará a que cuando lleguen a la dentición definitiva lo hagan de una manera óptima.

CLINICA DENTAL SARA GUASCH

Salud y Vida>Clínicas Dentales Ibiza

Más artículos de este tipo