Cartas al Director

0

“Sr. Director de DIARIO DE IBIZA.
Distinguido señor: Para intentar subsanar en lo posible el caso bochornoso que se está produciendo en nuestra isla, en lo que hace referencia a la superabundancia de taxis que abarrotan las calzadas de Vara de Rey, el Aeropuerto, las terminales del mismo en la ciudad, y todos los lugares disponibles, le rogamos la publicación de la presente.

Copiamos del Boletín de la Cooperativa del Taxi de Barcelona las siguientes líneas: ‘¿Qué ocurriría si cada vez que necesitásemos un taxi nos bastase con hacer un gesto con la mano derecha para que acudiese, presto a la llamada, uno de los muchos taxis libres que corriesen en pos del cliente, o que dormitasen, combatiendo el aburrimiento pacientemente en una parada? Ocurriría que la industria del Taxi no sería ya una industria, sino un caos económico, con el consiguiente abandono del material que tanto cuesta sostener. Abandono natural por la falta de estímulo remunerador y, en consecuencia, la muerte lenta por inanición general’.

Y esto es precisamente lo que está sucediendo en Ibiza, que basta extender la mano para que se encuentren en el acto cincuenta taxis disponibles.

Se nos argüirá que si no es negocio la industria del taxi nadie nos obliga a meternos en él, que hay taxis que ganan dinero, que a pesar de todo cada día aparecen más taxis nuevos, etc. pero solamente el que está dentro del asunto conoce los sinsabores, los sacrificios, las penalidades, las privaciones y la vergüenza que es preciso arrastrar para seguir adelante o caer en el camino. No existe ninguna ocupación que requiera tantas horas de trabajo y que resulte tan poco remuneradora. Sin seguros sociales, ni de vejez, ni de accidentes, ni puntos, ni nada (…)

Cada día leemos en la Prensa los deseos y esfuerzos del Gobierno para levantar el nivel de vida de todos los españoles. ¿Por qué no se siguen estas consignas en Ibiza, en defensa del nivel de vida de los taxistas? ¿Por qué no se hace como en todas las ciudades de España, estableciendo un cupo de licencias y dictando las disposiciones pertinentes, que permitan un buen servicio para el público, y un trabajo remunerador para el industrial taxista y para el conductor asalariado? (…)”.

(Texto original)
Diario de Ibiza.
5 de mayo de 1960

 

 

 

Abel Matutes y Antonio Serra, nuevos alcaldes de Ibiza y Formentera

0
Don Abel Matutes
Don Abel Matutes

El 7 de abril por la mañana, en el salón de actos del Ayuntamiento de Ibiza, tomó posesión como nuevo alcalde don Abel Matutes Juan, que sustituye en el cargo a Juan Verdera Ribas. Abel Matutes agradeció el apoyo de sus concejales, así como los elogios de Diario de Ibiza. También pidió colaboración a todos los ciudadanos para llevar adelante el “negocio público” que es un ayuntamiento.

El alcalde saliente, Juan Verdera, aprovechó su discurso de despedida para reclamar más representación política para la isla de Ibiza, que en 1970 sólo tiene dos diputados en la Diputación Provincial, un solo representante en el Consejo Provincial del Movimiento y ninguno en las Cortes Españolas. “Nuestra pobreza política es absoluta, pudiendo solo confiar en la generosa comprensión de nuestros hermanos mallorquines”, afirmó Verdera.

En Formentera, Antonio Serra Colomar, maestro nacional e hijo del hasta ahora alcalde, toma el relevo de su padre al frente de la Corporación el 31 de marzo.

(Texto re-elaborado)
Diario de Ibiza. 1970

 

 

 

El Cordobés, en Ibiza

0

“Lleno hasta la bandera. Entrada histórica. Daba alegría ver nuestra plaza llena. El Cordobés, uno de nuestros mitos nacionales en permanente olor de multitud, sigue con su fabuloso poder de convocatoria. Ciclón Cordobés ha logrado lo que jamás logró aquí torero alguno: llenar nuestra Plaza. Tras su gran éxito, uno queda convencido de que, efectivamente, es mágica la personalidad de El Cordobés y de que, ciertamente, El Cordobés es todo un fenómeno nacional. Valió la pena verlo. Valió la pena el llenazo.

(…) Toros malos, malos con ganas. Flojos de remos. Pequeños y alguno, incluso, sabiendo latín. Fue una lástima. La tarde fue también una bronca por culpa del ganado. Se nos dice que el mar, en su viaje, los mareó. Que pasaron más horas de las debidas, por nuestros imponderables insulares, encajonados en el barco que había de traerlos. Todo es posible, pero esos toros tan poco náuticos nos desgraciaron la fiesta. Sólo fueron mediocres, a nuestro humilde entender, los dos primeros. Menos mal que El Cordobés estuvo allí. Los toros, los siete toros, porque fueron siete, aunque el último de regalo, un regalo al que hubiéramos renunciado todos gustosamente, eran de la ganadería de don Manuel García Fernández-Palacios, de Jerez de la Frontera, una ganadería que queda en deuda con Ibiza (…)”.

(Texto original)
Diario de Ibiza.
19 de marzo de 1970

 

 

 

Hippies y pseudohippies de Ibiza

0

“Moncho escribe en el ‘Diario SP’ de Madrid, del pasado martes, tres días antes de morir el periódico madrileño:
El ‘Ciudad de Valencia’ es el barco que habitualmente hace la travesía Alicante-Ibiza, precio ciento quince pesetas en cubierta. Los hippies, por el momento, aunque no lo sean todos reciben este nombre, llenan la cubierta con sus largos cabellos, sus túnicas y sus sacos de dormir. Alguno toca la flauta bajo los botes, otros buscan los lugares más oscuros para hacerse el amor y posiblemente fumar. A Ibiza la llaman los marineros la isla de los gitanos. En la anterior travesía, el ‘Ciudad de Valencia’ transportó conjuntamente gitanos andaluces que iban a trabajar y hippies y pseudohippies. “Van a fumar sus hierbas sin que nadie les moleste”, era el comentario de uno de los miembros de la tripulación. Ellos, por su parte, no molestan a nadie. Duermen, cantan, fuman, hacen el amor y tocan la flauta.

En Formentera, último reducto de los verdaderos hippies que odian al turismo, duermen bajo los árboles. Cada pequeña comunidad tiene un árbol reservado y está tácitamente prohibido ocuparlo sin permiso. Antes fueron los dueños de Ibiza. Ahora que Ibiza se ha puesto de moda, son casi los amos de Formentera, a donde los turistas llegan como quien visita un parque zoológico (…).

En Ibiza, los pocos que quedan, duermen junto a la tapia del cementerio donde la policía hace frecuentes visitas. Sin embargo, hay mucha falsedad bajo este ambiente. Los verdaderos hippies huyen de Ibiza para correr al norte de África buscando refugio (…)”.

————–

¿Formentera, paraíso de los hippies?

“La mala fama hippy de Ibiza está siendo lamentablemente trasladada a la isla hermana de Formentera. Hay gente empeñada en hacerle un gratuito pregón hippy tanto a una isla como a otra (drogas aparte). Esto viene siendo frecuente lo mismo en publicaciones extranjeras que en españolas. Ahora es el diario vespertino madrileño Pueblo, dependiente de la Organización Sindical Española, quien abusa de nuestro tópico hippy referido a Formentera, en su suplemento de los sábados Revista, del pasado día 15 en su sección semanal ‘mundo Pop’ (…). Nada más y nada menos que se dice allí que Formentera es el paraíso hispano de los hippies. Lean cuanto se dice. Lamentable. Quizás el periódico oficial de la Organización Sindical Española adopte a Formentera y la rescate de esa vida igual a la de hace dos siglos. A ver si hace el milagro de extender su breve electrificación. A ver si hace el milagro de instalar una planta potabilizadora (…) Sí, Formentera tiene otros problemas más importantes que los aireados frívolamente por Pueblo. También para Formentera, el turismo puede ser su redención, el motor de su desarrollo, el aliento”.

(Texto original)
Diario de Ibiza.
21 de febrero de 1969

 

 

 

Catástrofe aérea

“Ayer fue un día de luto en nuestra isla. La mayor catástrofe jamás producida en Ibiza se registraba ayer, al estrellarse en Ses Roques Altes, término municipal de San José, un avión de la Compañía Iberia que estaba realizando su aproximación al Aeropuerto de Ibiza finalizando su vuelo Madrid-Valencia-Ibiza.

No hubo supervivientes. A bordo viajaban 98 pasajeros y seis tripulantes.

El avión, al parecer, realizaban un vuelo con toda normalidad, estableciendo con toda regularidad sus contactos con la torre de control de nuestro Aeropuerto, a la que, al parecer, el piloto ya había comunicado su propósito de aterrizaje inmediato.
De pronto, se perdió todo contacto por radio entre avión-tierra, por lo que desde nuestro Aeropuerto se dio la señal de alerta general, disponiéndose inmediatamente la salida de los aviones del Servicio de Búsqueda y Rescate con base en Palma de Mallorca para que rastrearan la zona, aviones que llegaban poco después a nuestra isla. (…)

Las primeras noticias eran vagas. Se decía que el avión había caído en las inmediaciones de la isla Conejera, adonde salieron sobre las dos de la tarde, del puerto de San Antonio, cinco lanchas con voluntarios (…).

Don José Ribas Ribas, de Can Prim, casa situada en las inmediaciones de Ses Roques Altes, vio el avión aproximarse a dicha montaña, que se encontraba en aquellos momentos envuelta en una espesa niebla y con muchas nubes bajas, oyendo seguidamente una gran explosión. El señor Ribas Ribas acudió a la montaña, donde el espectáculo era en verdad dantesco.

Los ataúdes son introducidos en la iglesia de San José. Arxiu d’Imatge i So. Consell Insular.

Inmediatamente marchó a San José, donde comunicó la noticia al Cuartel de la Guardia Civil y a unos vecinos. Estos últimos, incrédulos ante la trágica noticia, marcharon a Ses Roques Altes, donde comprobaron la triste verdad de la misma. La explosión no fue oída en San José. (…)

El espectáculo que se ofrecía en Ses Roques Altes era en verdad alucinante, inenarrable. Los restos de los pasajeros y del avión estaban dispersados en pequeños fragmentos en una amplia zona de un kilómetro de radio. Ropas, revistas, restos del avión, equipajes deshechos, restos humanos diseminados. La documentación del avión, carnets. Un espectáculo que difícilmente olvidaremos. Troncos humanos decapitados, restos de vísceras, miembros humanos dispersos. Alucinante, sencillamente alucinante. Un cuadro de dolor que jamás olvidaremos. Enganchado en una rama de un árbol, unos restos humanos, unas toallas. Una paleta de albañil, en el mismo borde del acantilado. Un reloj parado exactamente a las doce y diez. Ropas de niños, un biberón, y restos del avión. Un motor entero. Los alerones de popa. (…)

El avión siniestrado era un ‘Caravelle’ matrícula ECATV y cubría la línea regular Madrid-Valencia-Ibiza. (…) El piloto del avión siniestrado, don José Luis Ballester Sepúlveda, conocía perfectamente nuestra isla, a la que había llegado en numerosas ocasiones.
(…) Entre los pasajeros del avión figuraban nueve niños de corta edad y dieciocho mujeres. (…) Si bien es difícil de precisar, creemos que puede cifrarse en unas doce o trece las víctimas ibicencas o de vieja radicación en nuestra isla (…)”.

(Texto original)
Diario de Ibiza.
8 de enero de 1972

 

 

 

Los Príncipes de España son recibidos calurosamente en Ibiza

0

“A las 10,30 de la mañana aterrizó en el Aeropuerto de Ibiza el avión Mystère de la Subsecretaría de Aviación Civil, en el que viajaban los Príncipes de España, don Juan Carlos de Borbón y doña Sofía (…).

La comitiva de los Príncipes y personalidades que les acompañaban llegó a la ciudad, en el Paseo Vara de Rey, donde una inmensa multitud aclamó y vitoreó incesantemente a los Príncipes de España. Don Juan Carlos pasó revista a una compañía del Regimiento de Infantería Teruel 48, con bandera, escuadra y banda. Terminado el acto, los Príncipes y acompañantes se dirigieron al Ayuntamiento de la ciudad. Durante el recorrido por las calles engalanadas, el pueblo ibicenco acompañó en todo momento la comitiva. En la plaza de España, el Ayuntamiento bajo mazas y con la bandera nacional y el Pendón de la Ciudad, esperaba a los Príncipes, los cuales después de saludar a los miembros de la Corporación Municipal lo hicieron a los del Consejo Local del Movimiento.

(…) El alcalde de Ibiza, don Enrique Ramón Fajarnés, les dio la bienvenida con las siguientes palabras: “Altezas, cúmpleme hoy el gran honor, en representación de los habitantes de este rincón del suelo patrio el daros la bienvenida. Ibiza es capital de esta isla mediterránea, que ha reconocido la presencia en su suelo de tantas civilizaciones (…) Aceptad nuestro profundo reconocimiento por esta visita, con la seguridad de nuestra leal adhesión a vuestras personas, al Caudillo y a los ideales que representáis (…)”.

El Príncipe, ante el Crédito Balear. Arxiu d’Imatge i So. Consell Insular.

El Príncipe le contestó diciendo: “(…) En estas tierras se respira paz y tranquilidad y la combinación perfecta del clima y paisaje da como resultado un ambiente acogedor que convenientemente aprovechado debe servir para potenciar las enormes posibilidades de esta bella isla (…)”. Los Príncipes se trasladaron a Santa Eulalia donde también fueron recibidos por todos los habitantes de la Villa y ante la Casa Consistorial, el alcalde presentó a los miembros de la Corporación (…). Los Príncipes se trasladaron seguidamente a la Villa de San Antonio. En San Rafael hicieron una breve parada para visitar la iglesia y admirar el paisaje que desde allí se domina. En San Antonio, los jardines del Paseo Marítimo estaban ocupados por todos los habitantes de la Villa, que recibieron los grandes vítores a sus Altezas Reales (…).

Por la tarde se trasladaron a la villa de San José, donde en la plaza de la Iglesia, el grupo folklórico les ofreció una exhibición de danzas ibicencas. Después de visitar la iglesia, le fue ofrecida a la Princesa doña Sofía, por el Alcalde de San José, una artística joya de una ‘emprendada’ ibicenca (…).

(Texto original)
Diario de Ibiza.
1 de diciembre de 1973

 

 

La luz eléctrica llega por fin a Ibiza

“Completamente instalada ya la fábrica de electricidad, mejora ésta de que podrá disfrutar Ibiza grácias al alto patriotismo, carácter grandemente emprendedor y amor á todo cuanto signfica progreso, de nuestros amigos D. Abel Matutes y D. Vicente Boned, y efectuados ya los ensayos de la luz servida por la fábrica á la población, que por cierto han dado excelente resultado, esta noche será bendecida la misma, á la que se pondrá este simpático nombre: Eléctrica ibicenca” (…).
—-
“Conforme anunciamos en nuestro número de ayer, anoche fue bendecida la “Eléctrica Ibicenca”, y, según también dijimos, estuvo encargado de la bendición el Canónigo D. Antonio Tur.
Noticiosa la gente del acto que iba á celebrarse, acudió á la fábrica de electricidad en número tan extraordinario que llenó completamente el espacioso local, ocupando, la que por falta de lugar no pudo penetrar en él, una gran extensión al frente del mismo. No hay para que decir que el bello sexo, que se asocia siempre á todas las empresas nobles, patrióticas y de adelanto, estaba allí brillantemente representado, lo mismo por su cantidad que por su calidad.

“La Armonía”, apostada en las afueras de la fábrica, amenizó el acto, ejecutando varias piezas de su repertorio.
Terminada la bendición, los Srs. Matutes y Boned, dueños de la “Eléctrica Ibicenca”, obsequiaron espléndidamente á los concurrentes con profusión de delicadas pastas, exquisitos vinos y licores y excelentes cigarros, haciéndose por todos votos para la prosperidad e la nueva industria, que al par que constituye una mejora para Ibiza, ha de ser uno de los principales testimonios del adelanto y cultura de la misma”.

Indecibles son las felicitaciones que los Srs. Matutes y Boned recibieron anoche.

(Texto original)
Diario de Ibiza
8 y 9 de julio de 1907

 

 

El Padre Morey, o el amigo de los niños

0

“De un espíritu sumamente jovial, ameno y emprendedor. De una voluntad férrea a la que no se le presentan trabas, porque luchará hasta vencerlas. De carácter francamente abierto. Y de una suspicacia repleta de benevolencia (…). Éste es, sin duda, el Rvdo. Padre Morey Rebassa. Al hacer una breve valoración de su obra tendríamos que empezar por lo que respecta al deporte. Y no porque en esto se cifre todo su mérito, sino porque por el deporte empieza el proceso de su sistema.

Ante todo conviene adelantar que el Padre Morey es un gran deportista y disfruta arbitrando encuentros (…). Jamás le he visto sermonearles, es un buen psicólogo (…). Los padres de los niños también están contentos porque saben que sus hijos están en buenas manos y que no aprenderán cosas que sean contraproducentes (…)”.

(Texto original)
Diario de Ibiza.
18 de julio de 1956

 

 

 

Espectacular desarrollo del casco urbano de Ibiza

0

En los últimos años, la ciudad de Ibiza está experimentando un auténtico boom urbanístico. A los lados de las avenidas de España, Ignacio Wallis y otras arterias del núcleo urbano se levantan constantemente nuevos edificios de gran tamaño, que albergan a los nuevos habitantes de la isla, muchos de ellos llegados desde la Península para atender la industria de la construcción y del turismo, tan necesitada de mano de obra.

El Ayuntamiento de Ibiza está haciendo un esfuerzo ingente para dotar de infraestructuras a los nuevos barrios. Se instala alumbrado, alcantarillado y asfaltado en numerosos puntos, pero a menudo se incumplen las normativas vigentes y las edificaciones se construyen antes que las infraestructuras. De este modo, abundan los barrios con calles enfangadas en invierno y polvorientas en verano, las zonas sin iluminación nocturna y sin alcantarillas adecuadas. La plaza del parque ha sido recientemente acondicionada; de igual modo, el Paseo de Vara de Rey ve este año cómo se le sustituye el pavimento por un diseño más acorde con su importancia, en Ses Figueretes proliferan las nuevas residencias y hoteles, etc.

Mientras tanto, continúa el ritmo de construcción de hoteles en la isla, aunque de forma muy ralentizada a causa de la crisis del petróleo, que también ha tenido sus repercusiones en Ibiza. Parece que los años del ‘boom’ han terminado ya en nuestras islas.

(Texto reelaborado)
Diario de Ibiza. 1974

S.M. Don Alfonso XIII viaja a Ibiza para inaugurar el monumento a Vara de Rey

0

“El recibimiento que tuvo S. M. fue verdaderamente entusiasta, acompañándolo toda la carrera vivas y aclamaciones que no pasaron sin embargo del límite del sentimiento para llegar á la ficción. Una lluvia de flores partiendo de todos los balcones del tránsito cubría continuamente á S. M.

El Rey recibía esas muestras de cariño con verdadera complacencia y saludando con suma amabilidad.

En la Capilla de San Ciriaco que se levanta en el histórico sitio por donde entraron las huestes cristianas cuando la reconquista, recibió a S. M. el Cabildo Catedral dándole á besar la Vera Cruz y acompañándolo luego bajo palio.
Al entrar en la plazuela de la Catedral el batallón infantil le hizo los honores con admirable precisión. S. M. se sonrió muy complacido y al pasar por frente á la bandera volvióse hacia ella saludándola militarmente.

Aspecto del recién instalado monumento

Cantando el solemne Te Deum y a pesar del respeto que aquí se tiene á los sagrados lugares, se dieron en el interior de la iglesia varios vivas al Rey, que fueron contestados por mil voces con entusiasmo, demostrando á S. M. la simpatía y el cariño que á su pueblo supo inspirar.

Visitó luego S. M. el baluarte hablando con el teniente de artillería nuestro amigo Sr. Ruiz sobre las piezas allí emplazadas y contempló luego con verdadero interés nuestra campiña contestando á las explicaciones del Sr. Obispo con una exclamación más elocuente que cuanto quisiéramos decir de la impresión de la impresión recibida “¡Qué precioso es esto! ¡Es muy hermoso!”.

Siguió luego la regia comitiva hacia la Casa Ayuntamiento donde desfilaron ante S. M. todas las Autoridades, Corporaciones, Clero y Ayuntamientos foráneos.

El Vicario Capitular, Sr. Marí, saludó al Rey con un sentido discurso que terminó con un frenético viva S. M. el Rey.

Visitó luego S. M. el Monumento á Vara de Rey que hubo de inaugurarse sin descubrirse por haberse de ello encargado el ventarrón reinante.

Subió á la Regia Tribuna, bajo la cual formaban dos Compañías de Cazadores y la Compañía Infantil, S. M. seguido de la comisión ejecutiva del Monumento.

(…) Inaugurado el Monumento, S. M. se embarcó saliendo enseguida para Melilla”.

(Texto original)
Diario de Ibiza.
26 de abril de 1904