Viniterraneus reúne a 2.600 personas en su recorrido por el mundo del vino

Viniterraneus cumple un año más con las expectativas de profesionales de la hostelería y restauración de Ibiza y de las bodegas participantes

Daniel Azagra
La edición de este año de Viniterraneus llenó la carpa del recinto ferial.
La edición de este año de Viniterraneus llenó la carpa del recinto ferial.

Una edición más, y ya van 10, Viniterraneus volvió a cumplir con su cometido. El showroom de vino que organiza Enotecum, con más trayectoria de la isla y uno de los más prestigiosos de España, reunió a 2.600 personas durante la tarde noche del jueves en la carpa del recinto ferial. Allí estuvieron sobre todo profesionales de la restauración y hostelería local, que pudieron conocer en primera persona a bodegueros y representantes además de catar cerca de 800 vinos pertenecientes a 150 bodegas nacionales e internacionales.

Una recorrido por el mundo del vino en constante crecimiento.
Una recorrido por el mundo del vino en constante crecimiento.

Diez ediciones en crecimiento

Viniterraneus es ante todo un paseo por el mundo del vino en el que hoy en día es muy importante conocer a la persona que hay detrás del producto. “De eso se trata”, señalaba ayer por la tarde el impulsor de esta iniciativa, Javier Escandell, mientras atendía y saludaba a unos y otros. “En estas diez ediciones hemos ido creciendo a medida que lo hacía la cultura del vino en la isla. El primer año no teníamos muy claro cuál sería el resultado, y fue un éxito; con los años se ha evolucionado, ahora viene gente con más conocimiento y formación, antes lo hacían más aficionados”, apuntaba.

De hecho, la tendencia se ha invertido, y ahora el 80% de los asistentes a este encuentro son profesionales de la hostelería y restauración.

Grandes y pequeñas bodegas en Viniterraneus

Viniterraneus es un escaparate personalizado del mundo del vino donde conviven grandes y pequeñas bodegas y nuevos proyectos, como el de David Seijas, sommelier de El Bulli, que presentó su “juguete”, como él lo llama: Gallina de Piel Wines. Se trata de un proyecto personal, de dos vinos, un tinto de L’Empordà y un blanco de Ribeiro que son un homenaje a sus raíces. Seijas, que ha participado en varios talleres organizados por Enotecum, alabó la iniciativa de Viniterraneus y se mostraba expectante ante su primera experiencia como productor en esta cita. “Veremos cómo me funciona y si vendo mucho”, señalaba entre risas Seijas, un apasionado y toda una institución en el mundo del vino.

Los profesionales de la isla conocieron a las personas que están detrás del producto.
Los profesionales de la isla conocieron a las personas que están detrás del producto.

La tierra es la clave
En otro de los mostradores, el bodeguero
Rafael Palacios, que mostraba sus reconocidos blancos de Valdeorras, es un asiduo de Viniterraneus desde la primera edición. Mientras atendía a dos profesionales interesados en sus caldos, daba con alguna de las claves del crecimiento de esta cita y de la profesionalización del sector en España. “Hace 15 o 20 años en España apenas había una o dos denominaciones de origen fuertes, ahora gracias a la profesionalización y a la formación de los profesionales tenemos una gran variedad de denominaciones de vinos de la tierra, de cada pueblo. Son vinos de la tierra. En eso hemos aprendido de países como Francia”, explicaba.

- Publicidad -