Se ha pasado los últimos veinte años estudiando la Ayurveda para adaptarla a la cocina. Arturo Castillo se define como chef ayurveda y ha vuelto a Ibiza para seguir dando a conocer un estilo de vida saludable y personalizado en función del carácter y el estado anímico y físico.

¿Existe una dieta universal?

Es importante diferenciar qué necesitamos por encima de lo que nos apetece de manera momentánea. No se trata de hacer algo para conseguir otra cosa o porque esté de moda, sino porque nos complementa y equilibra. Tomando el pulso de una perona, podemos saber el estado de sus órganos, qué tipo de biotipo es, cómo son sus digestiones o la posición en la que duerme y, en base a toda esa información, le puedo decir qué cenó y cómo le sentó.

Ha nombrado el concepto «hacer algo porque está de moda», ¿qué piensa de las tendencias o los súperalimentos?

Las modas tienen dos fases. La fase donde el individuo conoce el producto, cosa que es interesante porque percibe algo de calidad y eso es honesto. La segunda fase es la de hacerlo por hacerlo, por seguir la corriente. Ante eso, la Ayurveda propone que ahora que sabes de ese producto, aprende a consumirlo cuándo y cómo necesites.

¿Cómo reaccionamos en España ante un cambio de actitud tan grande?

Yo empecé dando estos cursos en casa, a dos o tres personas. Poco a poco pasamos a cinco y quince personas. Empecé a hacer los cursos fuera de casa, por falta de espacio, y decidí lanzarme a la redes sociales para llegar a todos los interesados en el tema. Ahora doy cursos en 35 ciudades de España y, además, a cada sitio donde voy, tengo la esperanza que la próxima vez vendrá más gente.

¿Cree que la gente se atreve a cambiar sus alimentos de toda la vida?

Lo que más me ha costado ha sido adaptar la comida de un lugar, porque hay una cultura muy arraigada, sabores de siempre con un componente territorial muy fuerte. Es honesto que la gente lo respete y es ayurvédico a la vez. Aprender a ser autosuficiente con su vida, a partir de su entorno y los productos de la zona. Además, como lo haces con producto que conoces, te resulta más fácil.

En muchas ocasiones le preguntan cómo solucionar algo en concreto, «ponerle un parche», pero realmente usted apuesta por un cambio de estilo de vida.

La Ayurveda dice que con el conocimiento que te otorga la filosofía, puedes saber cuándo y cómo aceptar las cosas para que la enfermedad no aparezca. Además, como funcionamos por repetición, nostros mismos nos daremos cuenta de qué es lo que nos va bien y así no necesitaremos que nadie nos diga lo que tenemos que hacer. La idea es no crear una muleta, es que la gente sea autosuficiente a través del conocimiento de la vida.

Es muy complicado conocerse a uno mismo.

Ése es el camino de la vida: ver hasta dónde podré llegar a conocerme en esta vida para que en la siguiente ya tenga una parte hecha. No venimos a competir, sufrir o llorar. Evidentemente parte de este proceso lo puedes vivir sufriendo o siendo feliz. La Ayurveda dice que los puntos A y B del trazo ya están dibujados, pero cómo vivamos el trayecto es otra historia. Al final, la vida no es dura, sino que es cómo la percibas.

Este jueves hubo luna llena, ¿nos afecta este factor?

El sol es energía caliente, fuerte y agresiva, en cambio la luna es energía fría, densa y tierna. Cuando hay luna llena, es normal que sintamos pesadez en el cuerpo y nuestro estado anímico y físico baje. Al final, la metáfora del sol dice que si éste desaparece y la luna gana espacio, su energía ganará terreno y nuestros pensamientos estarán nublados. Ahí, la alimentación tiene un papel fundamental, porque si en ese momento comemos dulces, pan o pasta, nos sentiremos más pesados que en otra fase del mes, porque le complicaremos la digestión a un cuerpo que ya está cansado.

¿Qué propone?

Una bueana receta para noches de luna llena debe ser astringente, una ensalada de espinacas o rúcula con zanahoria que, por ejemplo, es más ligera que el aguacate. Eso te va a equilibrar y te hará sentir mejor por la mañana.

Es un cambio brutal, ¿no cree?

Se trata de que seas tú mismo quien se encargue de saber qué es lo que te sienta bien y ahí ya no hay excusas. La propuesta es: ahora que sé qué es lo que me funciona, poco a poco voy a buscar alternativas para cambiar. No tiene que ser un cambio radical, sino algo progresivo, despacio pero sin pausa.

Dicen que lo prohibido apetece más…

Es importante hablar sobre este concepto, porque la Ayurveda no prohibe, enseña. Te informa de lo que te funciona, te complementa y te dice «ahora que ya lo sabes, haz lo que creas». La Ayurveda no es una dieta, no te dice que no comas sino que aprendas a vivir con lo que tienes y, si evitas tomar según que alimentos, cenas pronto y te acuestas pronto, te sentirás mejor.

¿Cenar temprano es esencial?

Llegar a casa a las once de la noche y ponerse a cocinar no es honesto. No hay honestidad sino un deseo que se pierde en el anhelo del sabor y nos lleva a preparar algo que no necesitamos sino que creemos necesitar.

¿Hay alimentos para todos?

El arroz es un producto básico que nos sirve a todos. La clave es cómo lo preparamos en función de lo que necesitamos. Quien sufra sobrepeso, cuando el arroz esté cocido, debe ponerlo en el horno para que se seque, pierda peso y sea de más fácil digestión. Los que tienen mucho carácter, lo comerán simplemente hervido y, los más frioleros y con falta de memoria, lo tomarán caldoso y con aceite de oliva. Se trata de un mismo ingrediente cuya preparación cambiará el atributo.

¿Cuál es su agenda en Ibiza?

Ayer dimos una charla con tips muy interesantes que los asistentes se llevaron en cuadernos de anotaciones a casa. Ayer, hoy y el lunes y martes de la semana que viene, estamos organizando mesas redondas donde tras tomar el pulso, aconsejamos de manera personalizada. Además, también tenemos un grupo de WhatsApp para resolver dudas que puedan plantearse en cualquer momento.

- Publicidad -